Food

"Me alimento de basura desde hace años por convicciones políticas"

La historia detrás de uno de los restaurantes menos convencionales del mundo

En la imagen, Charni Aladdin, fundador del proyecto, junto a dos ayudantes.

Se podría decir que existe un restaurante que va en contra de la lógica de consumo, en contra del sistema capitalista. Se llama Freegan Pony y su nombre ya permite medio adivinar de qué se trata: un lugar freegano.

Su fundador, Charni Aladdin, tiene muy claro cuál es el objetivo: no desperdiciar más comida. Y con esa premisa Freegan Pony se ha convertido en el primer gran restaurante de Europa que sirve comida de la basura en buen estado. Aladdin explicaba en una entrevista con The World que sus convicciones vienen de lejos: “Me alimento de las basuras desde hace muchos años, no por necesidad sino por convicciones políticas. Me parece que nuestra manera de consumir y tirar los alimentos es totalmente absurda, como si no tuvieran valor”.

Aladdin nos explica que el proyecto existe porque sus integrantes creen que es posible cambiar los problemas globales. Pero matiza que eso es muy distinto a querer cambiar toda la sociedad. Por eso, Freegan Pony no es pretencioso. Es una forma de pensar materializada en forma de restaurante, que se inició hace tan solo tres meses y que ya es todo un éxito. En parte gracias a la ayuda de muchos voluntarios y chefs que han decidodo formar parte de proyecto. También han iniciado un crowdfunding para que tenga más soporte.

Esa conciencia acerca del medioambiente se traduce sobre la mesa con una cocina vegetariana. Cada día renuevan sus platos según lo que sus cocineros encuentran en el mercado. Es curioso que nunca sepas lo que podrás comer al día siguiente, pero esa incertidumbre pronto se convierte en sencillez, en aceptar que toda la comida debería ser válida puesto que son alimentos básicos. Aladdin me dice que los obtienen de mercados locales, restaurantes y hoteles. También de espacios vacíos, aparentemente desolados, donde a veces encuentran frutas y hortalizas.

Respecto a cómo creen que este cambio en la forma de entender la alimentación afecta nuestra visión de entender el planeta, confirman que existe una relación entre ambas cosas, y que por eso ellos solo ofrecen menús vegetarianos. "La contaminación de alguna forma nos impulsa a cambiar nuestros hábitos", asegura Aladdin. Y de hecho ellos ya han modificado los suyos. El restaurante realiza proyectos para ayudar a los más necesitados, como uno que hicieron hace poco a favor de los refugiados en el que se les dio comida.

Esto permite entender la filosofía altruista de Freegan Pony: sus menús no tienen un precio, cada comensal paga lo que le parece oportuno por éste. Una forma de manifestarse en un contexto de opulencia parisina, aunque el local está situado a las afueras de la ciudad y se ha convertido en el refugio de todos aquellos que llevan una vida más alternativa o simplemente quieren huir del bullicio que agita las calles de París.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar