PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Así es cómo manipulan tu cerebro mientras esperas en el aeropuerto

H

 

Nada se deja al azar para que subas al avión con menos dinero en tu bolsillo

PlayGround

28 Julio 2017 13:25

Aunque parezca que no, los aeropuertos tienen dos funciones: la primera, hacerte volar a tu destino; la segunda, aprovechar cada minuto que pasas allí para que compres, compres y vuelvas a comprar.

No es de extrañar que haya un momento llamado “la hora dorada”, que se refiere a los 60 minutos entre que sales del control de seguridad y embarcas. En ese instante los pasajeros tienen ganas de darse un caprichito y a la vez no quieren aburrirse, así que el dinero quema en el bolsillo y de la vista nos va de un lado a otro: lo queremos comprar todo. Y ahí te espera un arsenal de tiendas para que te entretengas.

Estas son las efectivas maneras con las que caes presa de la astucia con la que están diseñados los aeropuertos.


1. Te llevan por donde quieren

Y sin necesidades de señales. La estructura de los aeropuertos está diseñada de tal manera que los caminos, más tarde o más temprano, te llevan donde tienes que ir. Es lo que en la jerga se llama wayfinding, o lo que es lo mismo, el arte de facilitar la orientación a los usuarios de un edificio mediante comunicación gráfica, señalética, comunicaciones audibles, elementos táctiles. Un ejemplo: después de pasar el control de seguridad, en la mayoría de aeropuertos en seguida se ve la pista de aterrizaje con los aviones. No es casual: te está indicando hacia dónde debes dirigirte. Además, como la mayoría somos diestros, los pasillos giran de la derecha a la izquierda y allí es donde se colocan las marcas y los productos estrella. Te guste o no, para llegar al avión pasar por las tiendas.


2. Te pondrán de buen humor

La gente se pone bastante nerviosa cuando tiene que coger un vuelo. Los arquitectos lo saben y obran la magia para que te parezca todo de lo más acogedor: ponen unas ventanas extra para dar toda la luz posible, que a la vez favorece que los pasajeros compren más. Además, se incluyen piezas de arte para aportar una experiencia cultural. Extra de luminosidad y arte para que todo fluya.


3. Te quieren hacer sentir como en casa

¿Qué mejor que sentarte en el salón de tu casa mientras esperas a un avión? Tal vez sea exagerado, pero ese es el objetivo. Los asientos más o menos cómodos, las mesillas, la moqueta en el suelo… Todo está dispuesto para que te relajes antes de volar y comas ese café y ese sándwich que te acabas de comprar y leas esa revista que te has comprado en el kiosko.


4. Te tendrán informado de la hora en todo momento

Las pantallas omnipresentes están ahí para indicarte la hora a la que sale tu vuelo pero también para recordarte que todavía tienes mucho tiempo para comprar. Incluso se está pensando en automatizar muchos de los controles para que todavía tengas más y gastes más.

Por esta razón, también hay productos locales al lado de bolsos de diseño. Porque, ¿qué quieren comprar los turistas? Recuerdos de su viaje. Da igual que sean productos típicos de la zona o imanes de nevera cutres. En cada aeropuerto hay montones de souvenirs para el turista que no ha hecho los deberes en las tiendas de la ciudad.


5. Te harán sentir que todo es justo

Las colas para el check-in son larguísimas. ¿No podrían hacerse dos? No, según Lukaszewicz. Es mejor una sola cola porque así nadie se preocupa por ver qué fila va más rápido que la suya. Aunque vaya más lenta que un caracol, impera el sentimiento de ser tratado justamente.


[Vía Mental Floss]

share