PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Una investigación alerta que el aceite de palma está acabando con los elefantes de Sumatra

H

 

Esas galletas que comes están destruyendo uno de los ecosistemas con más diversidad del mundo

rosa molinero

11 Agosto 2017 16:26

Getty

El aceite de palma está acaparando titulares este año por sus efectos dañinos para la salud humana. Pero si dejamos de mirarnos el ombligo, veremos que la industria que lo produce causa una devastación inadmisible: está acabando con una de las últimas zonas con más diversidad del mundo, donde viven especies como el elefante, el orangután o el tigre de sumatra. El último caso señala a la empresa PT. Agra Bumi Niaga, que ha arrasado 342 hectáreas de un bosque pese al decreto del gobierno que así lo prohibía y los acuerdos de no-deforestación que firmaron las empresas.

RAN

La investigación ha sido llevada a cabo por Rainforest Action Network, que ha alertado de que uno de los ecosistemas más importantes del planeta corre peligro si no se logra detener la amenaza. Es el llamado ecosistema Leuser, que se extiende en 2,6 millones de hectáreas de selva tropical por toda esta isla del Índico y es el hábitat de animales y plantas únicos en el mundo.

PT. Agra Bumi Niaga habría ignorado la sanción que el ministerio de agricultura indonesio le impuso en junio de 2016 por no tener su documentación en regla. En ese momento, se clausuró su molino. Pero no cesaron su actividad como explotadora, contrataron a los molineros de PT. Ensem Sawita y en abril de 2017 se ha comprobado que de las 420 hectáreas de selva cubrían la zona solamente quedan 88.

Mientras, todo el aceite producido ha sido comprado por grandes empresas internacionales que han hecho la vista gorda ante la situación. Son Wilmar, Musim Mas, Golden Agri-Resources, Carill, IOI y ADM. Se estima que entre ellas copan el 60% del mercado y se sabe que proveen a marcas como PepsiCo, McDonald’s, Unilever, Kellogg’s, Mars y Procter&Gamble, además de a refinerías de Canadá, EE.UU y Europa. Las consecuencias son el expolio: vegetal, animal y también humano, puesto que que el pueblo acehnés está perdiendo su hogar.


“Si no se toman acciones inmediatas para implementar las medidas de no deforestación, estas marcas serán recordadas como los gigantes corporativos responsables de la destrucción del último lugar de la tierra donde elefantes de Sumatra, orangutanes, rinocerontes y tigres habitaban”, afirman desde Rainforest Action Network.

share