Food

La historia del pueblo que rechaza al restaurante más facha de España

Los habitantes La Solana temen convertirse en el parque temático del franquismo

"¡Arriba España! Dígame". Hay un hombre en España que contesta al teléfono con este saludo marcial. Todo el pueblo manchego de La Solana (Ciudad Real) conoce a 'El Jaro', el propietario de El Cangrejo, el bar restaurante más facha de España. 

El Jaro sabe que el saludo fascista duele como una patada traicionera en la entrepierna, pero es un provocador nato: “Somos el bar más franquista de España y no tenemos ningún problema en decirlo”, suelta con tono desafiante. " La gente del pueblo no ha dejado de venir. Y ahora vienen de todos los puntos de España. La publicidad en los medios nos ha beneficiado", aclara sin esconderse.

Esta localidad manchega se conoce por el atascaburras, la ruta del azafrán y la zarzuela. Después de la polémica foto de los actores Pepón Nieto y Alejo Sauras en El Cangrejo, ahora La Solana se conoce injustamente como si fuera un pueblo franquista. Y sus 16.000 habitantes están indignados.

Somos el bar más franquista de España y no tenemos ningún problema en decirlo.

La Solana siempre ha gozado de tradición socialista y el PSOE ha ganado con mayorías absolutas, pero a El Jaro no le importa lo más mínimo. “ Aquí viene gente de derechas, gente de izquierdas y se trata bien a todo el mundo", sentencia antes de colgar con prisas el teléfono.

El Cangrejo es un sitio peculiar. Aparentemente tiene la fachada de cualquier mesón de cocina tradicional a tocar de la carretera. Pero llama la atención un detalle pintoresco: un Nissan Patrol de la Guardia Civil tuneado con la bandera de España. Orgullo patrio que anticipa el desbarre fascista de puertas adentro.

Un cartel donde anuncian "pollos cojonudos" da paso al museo del franquismo más rancio y cañí con banderas anticonstitucionales, estampas con agiluchos enormes y cuadros del dictador Francisco Franco por todas partes.

Detrás de la barra, El Jaro preserva con orgullo un pequeño rincón artístico donde expresa toda su mala leche contra el gobierno socialista de Zapatero. Unos testículos enormes representan a Franco, unos medianos a Rajoy y unos pequeñitos a Zapatero. A menos hombría, menos cojones. Más ibérico imposible.

La devoción exagerada por Franco llega hasta tal punto que estas Navidades se pueden reservar dos tipos de menús especiales: el José Antonio Primo de Rivera cuesta 30 euros y para degustar el menú Don Francisco Franco hay que rascarse 5 euros más el bolsillo. El Caudillo bien lo vale.

Evidentemente, los platos son santo y seña del producto patrio: Jamón ibérico, queso manchego, lomo embuchado, mariscada, piernecilla de cordero y carrillada ibérica.

Para bajar tan abundante comilona un vino de la tierra mientras El Jaro ameniza la velada con el "Cara al sol" a todo trapo por los altavoces. La buena o mala digestión ya es cosa de la sensibilidad histórica del paladar de cada comensal.

Pero existe una intrahistoria sin voz en los medios de comunicación generalistas. Para no quedarse enquistados en el freak show de El Jaro y su franquismo tardío era necesario que La Solana y sus ciudadanía hablaran. Políticos, restauradores y periodistas son el mejor testimonio de la realidad del pueblo tachado de franquista sin posibilidad de defenderse de tales acusaciones.

La realidad es que El Cangrejo era un bar convencional hace 7 años. Algo pasó en 2011 cuando el propietario decidió dar un lavado de imagen bien facha al restaurante. "El Cangrejo lo fundó el padre de El Jaro. Era un bar con un cuadro de Felipe González y otro de José Bono. Un bar socialista", nos dicen desde Radio Horizonte, la radio pública del pueblo manchego.

¿Cómo sufrió un cambio radical tan bestia hacia la extrema derecha? En los bares y restaurantes de La Solana la Ley Antitabaco de 2011 sentó como un tiro y especialmente a El Jaro que se lo tomó como algo personal. "Ahí empezó la tontería del franquismo. Es una tapadera porque él no es facha de corazón", nos dicen. "Este hombre era el típico díscolo que presume que en su bar se puede fumar y, a día de hoy, no es de extrañar ver gente fumando en el interior".

Mientras no haya una ley que prohiba la apología del franquismo en un negocio privado, El Jaro puede hacer lo que quiera

Para la radio municipal del pueblo "mientras no haya una ley que prohiba la apología del franquismo en un negocio privado, El Jaro puede hacer lo que le plazca y anunciarse en la radio. Además, la gente lo ve como algo pintoresco. Lo que nos molesta es que La Solana sea noticia por esto. Como medio de comunicación público no le damos bola a este tipo de sujetos".

Además, El Cangrejo ha sorteado productos para hacer publicidad de su restaurante: " Mientras no diga nada raro, en la radio aceptamos las cuñas publicitarias del restaurante porque es un negocio legal".

"Ha hecho un parque temático del franquismo porque ha visto que viene gente de toda España".

Por su lado, La Solana Digital no quiere polémicas: "No hemos querido tocar el tema. Al ser un pueblo chico, dependemos de la publicad que vendamos por aquí y preferimos no meternos en problemas", nos aseguran. "El Cangrejo no tiene publicidad en La Solana Digital, ni vamos a vender publicidad en ese sitio. ¿Cómo vamos a publicar un anuncio con el escudo de Franco? Hay unos límites y hay cosas que no las aceptamos".

Para lograr publicidad la gente de La Solana Digital se mueve por todo el pueblo y son, por eso, el mejor termómetro del malestar en las calles. " La gente comenta, 'joder macho, mira por lo que se nos va a conocer, qué vergüenza.' Si algo es seguro es que no es un pueblo de derechas. E incluso a la gente de derechas del pueblo seguro que no les gusta nada", aseguran.

La sensación es que El Jaro " ha hecho un parque temático del franquismo porque ha visto que viene gente de toda España. Esto aquí es posible porque no hay ninguna prohibición legal. En Alemania hay simbologías prohibidas, pero en España no. Ni el águila ni la bandera eran del franquismo, se apropiaron de esta simbología. Es un megamix de símbolos tradicionales, los juntan y dicen que son suyos".

Como es lógico, los medios municipales y comerciales coinciden en una misma idea: "No queremos líos".

Ha hecho un parque temático del franquismo porque ha visto que viene gente de toda España

Otra cosa es la opinión opaca de los partidos políticos. El alcalde Luis Díaz Cacho no ha querido dar la opinión oficial sobre el tema. Ana Belén Reinoso del Partido Popular defiende que "ante todo respetamos los derechos de todas las personas y la libertad de opinión. No creemos que exista tal polémica y abogamos por el respeto". Por su parte, María Perez de Izquierda Unida nos notifica que "oficialmente el partido no tiene opinión sobre el tema. Si hubiésemos querido decir algo lo haríamos en rueda de prensa". En pocas palabras, nadie se moja y prefieren pasar página.

La Solana es un pueblo con una cantidad desproporcionada de bares respecto a su población y es lógico que muchos restaurantes no vean con buenos ojos que ahora mismo El Cangrejo sea el más conocido del pueblo. En esa linea piensa Iván Oliva, propietario de La Propuesta, el restaurante mejor valorado según TripAdvisor de la zona: “Hay gente del pueblo muy indignada por la situación producida por El Cangrejo. Cada uno es libre de entrar o no, pero La Solana no es franquista, es un pueblo bastante normal y bastante tolerante para estar en La Mancha profunda. Nunca he visto ninguna discriminación hacia nada ni nadie", recalca.

Es un pueblo bastante normal y bastante tolerante para estar en La Mancha profunda.

Iván no se imagina en la piel de El Jaro. "Cuando tienes un bar de este tipo sabes a lo que te expones. Hay que enfrentarse a mucha gente y si no te resbala todo puede llegar a crear momentos de crispación con algunos que personalmente le han recriminado su actitud".

Él prefiere centrarse en lo suyo, la buena gastronomía: " Animo a la gente a que no se deje influir por una imagen negativa sin conocer nada del pueblo y que tengan la capacidad de decisión para venir y probar un sitio real con cocina manchega muy rica".

Mientras, las Navidades en El Cangrejo se celebrarán con la mejor carne. Eso sí, chuletón de ternera del país, "100% español de pura raza". Nada de carne catalana o argentina. El Jaro no lo permitiría.

Animo a la gente a que no se deje influir por una imagen negativa sin conocer nada del pueblo.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar