Food

Hippies, veganos y millonarios: la historia milagrosa tras la invención de la veganesa

Montar un restaurante en los 70 que no sirviera carne no parecía, precisamente, la mejor idea para un negocio. La realidad era bien distinta.

Bob Goldberg tenía 25 años cuando compró, junto a sus tres amigos, la parte trasera de un supermercado en los suburbios de Los Ángeles en los años 70. Pagaron 15.000 dólares. Mucho dinero para cuatro hippies amantes de la música y acérrimos defensores de no comer carne.

En los años 70 el veganismo formaba parte de la contracultura y nadie podía entender cómo estos cuatro hippies invertían todo su dinero en un café de Canoga Park para servir sándwiches de aguacate y brotes de soja entre sonidos de campanillas y olor a incienso. “Cuando Follow Your Heart empezó, la palabra vegano no era muy conocida. Formaba parte de la contracultura y nuestra clientela era esencialmente la comunidad hippie”, explica Goldberg a la BBC.

Su primer producto estrella fue la “veganesa”, una mayonesa sin huevo. Poco a poco, el negocio fue prosperando y su firma: Follow you Heart iba ganando adeptos. En pocos años compraron el supermercado entero.

Actualmente factura entre 40 y 50 millones de dólares anuales y, aunque estos hippies manejan cantidades importantes, ellos aseguran que sus principios son los mismos. Desde el principio, la misión corporativa de Follow your Heart era ser consciente del medio ambiente, compasiva, vegana y también, sí, rentable. 

La tienda original sigue funcionando en el mismo lugar, ya que pasarse la vida en un avión no formaba parte de los principios de sus fundadores. Sin embargo, debido a su crecimiento decidieron abrir un terreno de 200 metros cuadrados a pocos kilómetros de la tienda original. Alimentado, eso sí, por energía solar. Desde ahí, en Canoga Park, la sede de Follow your Heart confecciona los productos y los distribuye a minoristas en Estados Unidos y el resto del mundo.

A sus 70 años Goldberg asegura que no ha perdido la esencia de sus ideales y que ha hecho de ellos algo rentable. "Ha habido mucho interés por parte de inversores, pero nunca acepté dinero externo para crecer más rápido” explica. "Es muy difícil para una empresa expandirse y mantener sus valores. Es algo en lo que me concentro mucho".

Ser vegetariano es una opción ética para él, y aunque recuerda con afecto el sabor de las salchichas y la carne asada de su infancia en Chicago, asegura que no volverá a comer carne "Comí suficiente en los 70. Para toda una vida".

Goldberg y Lewin, propietarios de Follow your Heart. Revista Forbes

Vía BBC

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar