PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Esta es la cara del hambre en los países peor alimentados

H

 

El mapa del hambre de la ONU con los 4 países más desnutridos de cada continente descubre que NO es un problema exclusivo de África

PlayGround

20 Febrero 2017 12:18

Foto: Eric Lafforgue

"Desnutrición crónica": esta es la definición que da la ONU para el hambre que sufren 793 millones de personas. Esto significa que en todo el mundo hay más de 16 países en los que más del 25% de su población no puede satisfacer sus necesidades dietéticas mínimas.

Estos son los datos oficiales de los 4 países peor parados por continentes en el mapa del hambre del período 2014-2016 y si su estado ha mejorado, ha empeorado o se ha estancado respectos a años anteriores:


América Látina y Caribe


Haití: 53,4% (5.7 millones de personas), empeora su estado.

Guatemala: 15.6% (2.5 millones), empeora su estado.

Nicaragua: 16.6% (1 millón de personas), mejora sus cifras.

Bolivia: 15.9% (1.8 millones) mejora su cifra año tras año desde 1990.


África


Namibia: 42.3% (1 millón de personas), empeora su estado.

Zambia: 47.8% (7.4 millones de personas), empeora gravemente su estado.

República Centroafricana: 47,7% (2.3 millones de personas) empeora su estado.

Chad: 34.4% (4.7 millones de personas), estado parecido.


Asia y Pacífico


Corea del Norte: 41,6% (10.5 millones), empeora su estado.

Afganistán: 26,8% (8.6 millones), empeoró brutalmente entre el 92 y el 2000, bajó hasta 2012 y vuelve a empeorar desde 2014.

Tayikistán: 33.2% (2.9 millones), empeora desde 1990.

Timor-Leste: 26,9% (0.3 millones), se estanca desde 2005.


Europa


Albania: tiene un índice de hambre reconocido por la organización Global Hunger Index.  

Moldavia: tiene un índice de hambre reconocido por la organización Global Hunger Index.

Bulgaria: tiene un índice de hambre reconocido por la organización Global Hunger Index.

Armenia: tiene un índice de hambre reconocido por la organización Global Hunger Index.


Casi todo los países han empeorado en los últimos años, con especial mención de Zambia, que empeora gravemente año tras año. En cambio, Nicaragua y Bolivia han mejorado sus cifras y Timor-Leste se ha estancado.

Pero entre estos datos hay dos de especial impacto: en Haití más de la mitad de la población padece desnutrición crónica y en Corea del Norte el número es peligrosamente similar, siendo el país con más millones de personas (10.5) que se encuentran en un estado de subalimentación.

Estos son también los países que no han alcanzado los objetivos para el 2015 fijados por la Cumbre Mundial sobre la Alimentación en 1990, que desde entonces se ha encargado de medir las calorías per cápita de cada país y de invertir recursos para poner solución a esta problemática.

Con su esfuerzo, se ha conseguido que 216 millones de personas dejen de pasar hambre en en 26 años. También ha ayudado la estabilidad política de algunas regiones, el crecimiento económico y también políticas de protección social dirigidas a grupos vulnerables de la población.

“El crecimiento económico es un factor clave del éxito en la reducción de la subalimentación, pero tiene que ser inclusivo y ofrecer oportunidades para mejorar los medios de vida de la población pobre. El aumento de la productividad y los ingresos de los pequeños agricultores familiares es fundamental para lograr progresos”, se afirma en su estudio.

Y prosiguen: “La protección social contribuye directamente a la reducción de la pobreza, el hambre y la malnutrición mediante la promoción de la seguridad de los ingresos y el acceso a una mejor nutrición, atención sanitaria y educación. Al mejorar las capacidades humanas y mitigar los efectos de las crisis, la protección social favorece la capacidad de los pobres para participar en el crecimiento mediante un mejor acceso al empleo".

Por contra, los países que no han logrado una mejora sustancial encuentran el origen de su inseguridad alimentaria en las catástrofes naturales y las provocadas por los humanos y la inestabilidad política. “En estos contextos indica el informe las medidas para proteger a los grupos vulnerables de la población y mejorar los medios de vida han sido difíciles de aplicar o ineficaces”.

[Vía FAO]

share