Food

8 desastres naturales provocados por la comida que merecen una película

Ballenas suicidas, quesos explosivos, ríos naranjas venenosos... ninguna estrella de Hollywood podría luchar contra estos enemigos

Que los desastres naturales producen problemas con la distirbución de comida en la región afectada es algo más que lógico. Lo que no se conoce tan bien son los casos a la inversa: cuando la comida es la causante de un desastre natural de proporciones catastróficas que ni el mejor guionista de Hollywood se podría imaginar. ¿Has visto “Lluvia de albóndigas” donde la comida cae del cielo? 

Pues esto casi lo supera. Y es real como la vida misma.

Piensa en la peor apocalipsis gastronómica. Ahora elimina de tu mente a Bruce Willis salvando el mundo en el último segundo y dale otra vuelta de tuerca. Sólo así se pueden asimilar estos 8 desastres naturales provocados por la comida que merecen una película taquillera a su altura:

1. Erupciones de soda

Pierce Brosnan en “Un pueblo llamado Dante’s Peak” se ponía en la piel de un vulcanólogo perfecto para salvar de la lava humeante a su chica y a un perro abandonado. Algo parecido debería hacer para rescatar del caos al pueblo ruso de Lebedyan a 378 kilómetros de Moscú. Una pequeña localidad con 21 mil habitantes que viven casi exclusivamente de la sexta fábrica de soda más grande del mundo con 28 millones de litros de capacidad. El problema vino cuando casi 300 metros del techo de la fábrica se derrumbó hiriendo a dos trabajadores y provocando un vertido de millones de litros por las calles del pueblo ruso que olía a maracuyá, plátano y mango. Rusia tropical con azúcares añadidos.

2. Rio venenoso de zumo de naranja

Mel Gibson salva a toda una población de acabar debajo del agua en "Cuando el río crece". El polémico actor y director lo tendría complicado para salvar la vida de los miles de peces que murieron en el río Parrett cerca de la población inglesa de Bridgwater. Un vertido de 8 mil litros de Sunny Delight convirtió las aguas azules en un pantano amarillento que arrasó con cualquier tipo de vida.

3. Quesos explosivos en el túnel

Silvestre Stallone salvó a los habitantes de Nueva York de una muerte segura en “Pánico en el túnel”. No sabemos si hubiera logrado desactivar los quesos Brunost que desde 2013 pasan a ser más peligroso que la dinamita. Un cargamento de este queso de cabra noruego explosionó espontáneamente al entrar dentro de un túnel provocando un incendio que afectó a las instalaciones del Túnel de Brattli y se cerró al tráfico durante varias semanas. El informe de los bomberos sostenía que la alta concentración de grasa y azúcar en el interior de los quesos había casuado una extraña reacción inflamable al entrar en el interior del túnel. TNT con olor a pies.  

4. Ballenas suicidas

Gregory Peck en Moby Dick lucha cuerpo a cuerpo contra la gran ballena blanca surcando los mares de medio mundo. No sabemos qué cara le quedaría al capitán Ahab si se encontrara una ballena explosionando fuera del agua. Concretamente dentro de la ciudad taiwanesa de Tainan en 2004. El gigantesco ejemplar se estaba trasladando con un tráiler a un centro de investigación marino cuando la presión de los gases del interior de su aparato digestivo explotaron en pleno proceso de descomposición del mamífero. Peatones, coches y toda la calle quedaron cubiertos de sangre, vísceras y restos animales envueltos en un olor pestilente.    

5. Terremoto de parmesano

Charlton Heston en "Terremoto" salva al personal de un terremoto de 9'9 grados en la escala de Richter que ha reducido a los escombros la ciudad de Los Ángeles. No me imagino al mítico actor salvando al mundo de un terremoto de 300 mil bolas gigantes de queso parmesano que se vieron afectadas después del cisma en la zona italiana de Reggio Emilia en 2012. Miles de quesos con más de 12 meses de maduración y valorados en miles de euros se perdieron.  

6. Tsunami de cerveza

Bayona dirigió con mano de hierro “Lo imposible” para mostrar el desastre que acechó a la población después del tsunami en la costa de Tailandia. Una precuela parecida podría haber filmado con el gran tsunami de cerveza que afectó a Londres. Un fatídico 17 de octubre de 1814, una reacción en cadena con la ruptura de cubas de cerveza en Tottenham Court Road de la Cervecería Horseshoe provocó una ola de casi 1.500.000 litros de cerveza que destruyó dos casas y la pared de un pub cercano.  

7. La gran ola de melaza negra

George Clooney en "Tormenta perfecta" logra que su pequeño barco pesquero resista al impacto de olas de más de 80 metros. No sabemos si lograría escapar de un mar negro lleno de melaza negra en la costa hawaiana. Seguramente es el mayor desastre ambiental al que jamás se ha enfrentado Hawai: una gran mancha de melaza negra de 233 mil toneladas parecida a los vertidos de petróleo que una compañía naviera derramó accidentalmente en el puerto de Honolulu en 2013. A diferencia del aceite, que se podía limpiar con el roce de la superficie del agua, la melaza era prácticamente imposible de quitar debido a su alto poder de concentración que provocaba que se hundiera directamente al fondo del océano. El oxígeno del agua desapareció, murieron 25.000 peces y la multa a la empresa casi llegó a los dos millones de dólares.

8. Tormenta de huevos estrellados

Keanu Reeves en "Speed" conduce junto a Sandra Bullock un autobús repleto de explosivos. Si bajan o aceleran la marca... ¡badaboom! Cambia la dinamita por huevos y el bueno de Keanu podría grabar otra secuela más de la saga cinematográfica. Esto es lo que pasó en una carretera china cuando un camión de alto tonelaje volcó después de un accidente. Miles de huevos estrellados dejaron el suelo repleto de cáscaras abiertas y yemas líquidas. Muchos vecinos se acercaron a la zona para llevarsea a casa una docena de huevos salvadas del desastre.

[Vía The Guardian]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar