PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Una exempleada transgénero de McDonald's denuncia que le prohibieron usar ambos baños

H

 

Acusan a McDonald's de seguir un "patrón generalizado de acoso sexual, discriminación y abuso" contra los empleados LGBTQ

C.M.

16 Junio 2017 18:07

Una mujer transgénero ha demandado a McDonald’s por discriminación y abuso sexual, alegando que fue acosada verbalmente, manoseada, y vetada a usar los baños de hombres y mujeres durante los seis meses que trabajó en la cadena de hamburguesas.

Según la demanda, La’Ray Reed sufrió insultos continuados en el McDonald's en el que trabajó en Michigan en 2015. Allí acostumbraban a llamaban “chico-chica”, y sus compañeros le decían cosas como “tendría sexo contigo de cualquier manera”. Reed añade que su gerente pidió a otro compañero que la toqueteara entre las piernas (el compañero lo hizo), para finalmente prohibirle utilizar los baños tanto de hombres como de mujeres.

“Nunca había tenido problema en utilizar el baño de mujeres, hasta ese momento”, explicó la mujer a BuzzFeed. “Al salir del servicio el gerente me dijo que ya no podía usar los del vestíbulo”. A cambio, le conmino a utilizar el inodoro trasero del restaurante, pero sólo cuando este estuviera limpio. Según cuenta, la administración del local nunca tomó cartas en el asunto; aún más, después de quejarse por el incidente La’Ray Reed fue despedida.

El colectivo ‘Fight for 15’, especializado en la lucha por los derechos de los trabajadores, está dando algunos pasos para ayudar en la causa de La’Ray. Los activistas han explicado que las quejas de Reed son similares a las de otros empleados, y que eso evidencia en el restaurante un “patrón generalizado de acoso sexual, discriminación y abuso” contra los empleados LGBTQ.

Por su parte, la defensa de McDonald’s alega que la cadena no tiene un control global respecto a sus franquiciados. Cada uno se administra bajo su propio criterio, y esto le eximiría de cualquier responsabilidad sobre lo que ocurre en cada local. Esta fórmula legal, que está siendo discutida en los tribunales, cercena los privilegios conquistados por los trabajadores, máxime cuando la Administración Trump busca arramblar con todo lo que suene a derecho laboral.

share