Food

El escándalo de los huevos contaminados con antipiojos irrumpe por sorpresa en Europa

Se están investigando 180 granjas y para otras muchas su futuro está en juego

Un escándalo está removiendo los estómagos del norte de Europa: en Alemania, Países Bajos y Bélgica se estaban vendiendo huevos con un alto contenido de un antiparasitario llamado fipronil, que está prohibido aplicar en animales destinados al consumo humano.

El fipronil se utiliza para tratar piojos, pulgas y garrapatas y según la Organización Mundial de la Salud, es una sustancia muy tóxica que puede causar daños en el hígado, las glándulas tiroides y los riñones si se consume una cantidad elevada durante un período de tiempo prolongado.

Anna Kaisa Itkonen, portavoz de la comisión europea, dijo a los reporteros en Bruselas lo siguiente: “Se ha bloqueado el comercio de esos huevos. Los huevos contaminados se han rastreado e incautado del mercado y la situación está controlada”. Se estima que 2.9 millones de huevos contaminados entraron las fronteras alemanas antes del 22 de julio, fecha en que se bloquearon las exportaciones.

Un total de 180 granjas holandesas han ido siendo clausuradas a medida que avanzaban las investigaciones, que todavía siguen en curso. Desde Bélgica se está analizando la lista de clientes de dos compañías ubicadas en Flandes especializadas en la producción de estos antiparasitarios para granjas holandesas y belgas, entre otras. Se teme que esa sustancia ilegal se mezclara con un insecticida que sí está permitido usar sobre aves para aumentar su efectividad.

El periódico holandés Volkskrant afirma que la mezcla ilegal se habría estado usando en los Países Bajos por más de un año. La respuesta de la agencia de seguridad alimentaria holandesa, la NVWA, indica que estos datos no son concluyentes. También ha informado que uno de los lotes tenía “niveles tan elevados de fipronil que su consumo podría representar un riesgo grave para la salud pública”. Y han aconsejado que los huevos de otras 27 granjas no sean consumidos en ningún caso por niños.

No obstante, ha sido duramente criticada por la gestión del escándalo, ya que dijeron en principio que los huevos contaminados no suponían ningún peligro para la salud humana. El gobierno ha organizado reuniones para septiembre ya que afirma que la agencia no puede permitirse perder la confianza de los consumidores, según contó la parlamentaria Helma Lodders para el periódico Volkskrant.

 

Los dos supermercados más grandes de los Países Bajos y el alemán REWE, que ha ofrecido un reembolso para los clientes que compraron esos huevos, declararon que estaban retirando esos huevos de sus estanterías, como también lo han hecho Lidl y Aldi.

Por su lado, el presidente de la unión de productores sector avícola holandés, Hennie de Hann, avisó que no se debía sobrereaccionar. “Si esto es temporal, todavía es posible arreglarlo, pero si se tarda mucho, entonces el sector holandés por completo irá a la bancarrota. No es posible encontrar un mercado que compre 4.5 mil millones de huevos anuales”.

[Vía The Guardian]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar