PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Quemar después de comer

H

 

Un grupo de científicos ha propuesto detallar en la etiqueta de los alimentos cuánto deporte se necesita para quemar todas sus calorías

Helena Moreno Mata

24 Mayo 2016 14:26

Foto: Liu Bolin

Creemos que como adultos tenemos un control total sobre lo que comemos: tantas calorías, tanto ejercicio para quemarlas. Sin embargo, en países como el Reino Unido esta cuestión sigue quedándose al margen. Por eso, un grupo de científicos ha propuesto detallar en las etiquetas de los alimentos cuánto deporte se necesita para combatir las colorías que este contiene. 

Un 44 % de los británicos cree que la actual información de los paquetes de alimentos es confusa. El 53 % asegura que cambiaría su actitud si viera más información en estos. Elegirían productos más saludables, comerían porciones menores o harían más ejercicio. La encuesta revelaba un evidente desacuerdo en el país. Sus habitantes tienen uno de los mayores índices de obesidad del mundo, pero se quejan de los procedimientos que sigue la industria alimentaria. Quizás la solución esté en confiar, por una vez, en su compromiso con hábitos saludables. Y de paso limpiar la imagen de los niños con sobrepeso. 

Foto: Lazy Mom

Sea como sea, Shirley Cramer, doctora y presidenta ejecutiva de la Royal Society of Public Health, ha tomado cartas en el asunto al presentar junto a su equipo la iniciativa de introducir en los etiquetados la “actividad equivalente”. Se añaden los minutos necesarios para quemar las colorías, además de propuestas de ejercicios físicos. El objetivo es claro: “hacer que la gente sea más consciente de la energía que consume, cómo estas calorías se relacionan con las actividades en su vida cotidiana y animarles a ser más activos físicamente”, explica Cramer. 

Pero en su artículo, publicado en The BMJ, hay lugar para otros factores: la obesidad y, a corto plazo, el cambio de hábitos. Unas rutinas que se esperaba que cambiasen con anteriores iniciativas como la del etiquetado semáforo, que informa sobre los valores de azúcar, grasa, sal y calorías de los productos. Resultó ser poco eficaz pese a la novedad. También se implantará en dos años el impuesto del azúcar, una medida que grava las bebidas que contienen más de 5 gramos de azúcar por 100 ml. Esta medida pretende acabar con la obesidad infantil y ya se ha aprobado en países como Francia, Hungría y México. 

La nueva propuesta del etiquetado es fruto de la preocupación por los hábitos alimentarios. Sin embargo, tras el aparente optimismo, la duda está en el aire: ¿puede convertirse esta medida en una gran obsesión o servirá realmente para concienciar a la gente de la actividad necesaria para quemar todas las calorías que consume?

share