PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Adivina quién estaba tras el estudio viral que decía que comer pasta adelgaza

H

 

Esta semana se compartía un estudio popular que afirmaba que comer pasta adelgazaba. Aquí tienes la historia real

Marc Casanovas

08 Julio 2016 13:01

Esta semana se publicó en Nature un estudio que defendía que el consumo de pasta se asocia por error al aumento de peso. Las conclusiones parecían científicamente bien argumentadas bajo la firma del Instituto Neurológico Mediterráneo Neuromed de Italia. Después de dos días de euforia de los amantes de la pasta, se ha descubierto que el estudio está financiado por la marca de pasta Barilla y el Ministerio de Desarrollo Económico italiano.

Los que ya se veían comiendo kilos de espaguetis a la carbonara sin ningún atisbo de culpabilidad mejor que se lo piensen dos veces. Es evidente que un estudio financiado por una de las grandes marcas de pasta italiana tendrá un interés especial en aumentar el consumo de espaguetis i tortellinis. Y si este consumo se puede desvincular de la obesidad, mejor que mejor.

Barilla se defiende y en un comunicado oficial argumentan que, efectivamente, han financiado el estudio, pero que no han intervenido en la investigación del mismo. Pero un poso de sospecha ya ha hecho acto de presencia en la mente del consumidor e, inevitablemente, es difícil creer que el estudio se publicaría si los resultados del estudio fueran decepcionantes para la marca.

Más de 23 mil italianos menores de 35 años participaron en el estudio. Personas que practican ejercicio físico, siguen una dieta equilibrada con un consumo diario de verduras y frutas y, en alguna ocasiones, comen pasta. Quizás hubiera sido más correcto defender que puedes comer pasta y mantener un peso correcto si sigues la dieta mediterránea. Son las dietas saludables y no la pasta quien puede levantar la bandera de la lucha contra la obesidad. Digan lo que digan, nunca se podrá hacer un estudio que defienda que la pasta adelgaza. Si se publica, sospecha al instante.

En este sentido, cada vez es más complicado desvincular los estudios sobre alimentos de posibles marcas interesadas en sacar un provecho económico. Todo esto genera desconfianza en el consumidor final y para las marcas afectadas un coste adicional aún peor que el económico: el descrédito.

share