Food

“Soy gorda, mujer, escritora y excursionista accidental”

La cruzada de una bloguera contra el excursionismo de revista monopolizado por deportistas blancos, jóvenes, delgados y con ropa de marca

Jenny Bruso

Que no te despisten los senderistas de postín: la montaña no es una pasarela. La montaña es un espacio de emancipación compartida ajeno a la estética canónica de la urbe.

Así lo entiende Jenny Bruso, una senderista bloguera de Portland que se define con el siguiente semblante:  “Soy gorda, mujer, escritora queer y excursionista accidental”. Efectivamente, Bruso se metió al senderismo por “accidente” –durante la primera cita con su pareja– y acabó abriendo en Instagram la cuenta “Excursionistas Improbables”, desde la que trabaja para borrar el mito de del finess de cara a la galería porque la montaña pone a cada uno en su sitio.

Su cuenta sirve para visibilizar a personas de todas las razas, edades, tamaños, formas, niveles y capacidad de movimientos con un denominador común: la pasión por el senderismo.

“Estoy cansada de ver siempre al mismo tipo de excursionista”, explicó al Portland Monthly. “¿Cuántas veces hemos visto la foto de una mujer blanca, impecable y delgada, colocada en la cumbre de una montaña como si hubiera sido transportada hasta allí? No es así como yo me veo cuando subo una cumbre. Estoy trabajando en tener una mejor cara durante mis excursiones”.

Bruso refleja esa autenticidad en todas sus publicaciones, e invita a que otros senderistas cuelguen sus fatigas bajo el hashtag #unlikelyhiker . Una cruzada que se antojaba necesaria si atendemos a la falta de inclusión exhibida en la práctica del senderismo.

Por ejemplo, un estudio de 2011 encontró que cuatro de cada cinco visitantes de los parques nacionales en Estados Unidos eran excursionistas de raza blanca. Obviamente habría que evaluar con mayor profundidad los factores que intervienen en esa hegemonía racial, pero, hasta que eso ocurra, parece sensato emprender proyectos como el de Bruso orientados a derribar conceptos erróneos.

“Cuando la gente ve los catálogos llenos de imágenes de gente joven y blanca recibe un mensaje en su subconsciente de que el ejercicio al aire libre está destinado a personas como esas”, reflexionó el experto Lornett Vestal, según recoge The Huffington Post.

En el polo opuesto, cuando la gente ve la cuenta de “Excursionistas Improbables” encuentra por fin un buen espejo en el que mirarse. Los sofocados paseos de Jenny Bruso han enganchado a más de 6.000 seguidores, y alguna marca ha empezado a patrocinarla.

Son –según esta norteamericana– las caminatas más reales que hayamos visto nunca. "Está bien querer andar más distancia, más rápido y durante más tiempo, pero no hace que uno sea un verdadero excursionista", escribe Bruso en Instagram. "Esa foto típica de Instagram en la que apareces coronando envuelto en una halo de luz dorada es preciosa, pero no cuenta la historia de un excursionista real".

¿Acaso la gente de Instagram no suda? Bravo Jenny, la montaña agradece la diversidad.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar