Food

La foto del beso en los labios de Beckham a su hija reabre un debate espinoso

¿Está bien besar a un hijo en los labios? La familia Beckham vota SÍ

¿Está bien besar a un hijo en los labios? Para muchos padres es la cosa más maravillosa del mundo, pero para otros el gesto es un tanto “raro”.

Este debate ha surgido a partir de una foto publicada por David Beckham en Instagram, en la que aparece besando en los labios a su hija Harper, de 5 años. La imagen acumula 9.000 comentarios y casi todos debaten sobre la idoneidad de demostrar afecto paternofilial a través de un gesto con connotaciones (muchas veces) amatorias.

"Trato de no juzgarlo, pero no puedo evitar pensar que es bastante extraño que la bese en los labios considerando su edad", dice uno de los comentarios, que enseguida encuentra réplica en los seguidores del exfutbolista. “Mr Beckham, ignora los comentarios negativos que han emergido de esta foto. Hay mucha gente que no ve nada malo en esto aparte de una muestra de amor entre un padre y su hija. Continúa amando a tus hijos como lo haces”, aconseja otro usuario.

Victoria Beckham generó la misma polémica el año pasado

Es la línea de pensamiento que impera en el debate de la foto. La mayoría sólo ve una demostración de afecto. De hecho, el exfutbolista criticó a quienes lo tachaban de "inapropiado" y manifestó en una discusión de Facebook Live que seguirá haciéndolo porque es "muy cariñoso" con sus hijos y así fue educado.

Beckham se reafirmó en su comportamiento y la oleada de mensajes favorables argumentaron que quienes lo ven extraño tienen la mirada perversa. Pero ¿es así realmente? ¿De verdad no existe crítica posible?

El psicólogo Antonio Soler, experto en educación y crianza, no lo tienen tan claro: “Yo no recomendaría que se bese a los hijos en los labios por una simple cuestión médica. Los adultos tenemos bacterias en la boca que los niños no tienen, y si les besamos podemos transmitirles las caries derivadas de estas bacterias”.

No recomendaría que se bese a los hijos en los labios por una simple cuestión médica.

Asimismo, Soler encuentra contraindicaciones también en el ámbito de lo emocional. “Hay gente que utiliza este beso para crear un vínculo afectivo, pero hay otras formas de mejores de estrechar el lazo. Creo que con este gesto se contribuye a la hipersexualización que tanto se critica”. Y continúa: “Los adultos nos demostramos afecto besándonos en la boca y le damos una connotación sexual, no tiene sentido que eso se traspase a los niños. De la misma forma, los adultos podemos meternos mano en la adultez cuando hay consentimiento por ambas partes, pero en la infancia no está nada bien. Creo que en estos casos conviene mantener separado el mundo de los adultos del de los niños”.

En contraposición a este razonamiento se encuadra la psicóloga Mónica Serrano –experta en maternidad y crianza respetuosa–, que para nada ve riesgos en el beso de Beckham a su hija Harper.

Kiss for Daddy

Una publicación compartida de David Beckham (@davidbeckham) el

Con este gesto se contribuye a la hipersexualización que tanto se critica.

“A mí no me parece mal. Cada familia es única y debe decidir, y concretamente, cada pareja de padre e hijo. Son actos de intimidad, de contacto y de muestras de afecto que pueden ser importantes y bonitos para ellos”, explica Serrano.

“Es cierto que el beso en los labios tiene una connotación de pareja, pero solo cuando somos adultos. También ir de la mano en la adultez tiene esa connotación y a nuestros hijos le damos la mano constantemente. Al final es un intercambio de afecto que para los adultos puede tener tintes eróticos, pero que para los niños jamás los tendrá”.

Así pues, considerando que el beso en los labios es un comportamiento natural, ¿existe algún momento en el que deja de serlo? ¿a partir de qué edad conviene cortarlo? Para la psicóloga Mónica Serrano no existe un patrón general: “El vínculo hay que cortarlo cuando uno de los dos deja de estar cómodo, y esa sensación aparece sola”.

El vínculo hay que cortarlo cuando uno de los dos deja de estar cómodo.

Yendo un poco más lejos, la psicóloga despeja las posibles suspicacias que puedan surgir a partir del contacto afectivo entre padres e hijos. Suspicacias de otra índole.  “En temas de este tipo quizás se pueda generar la duda de que los niños se encuentren en situaciones de abusos, que no puedan detectar estas situaciones. Yo no creo que podamos enfocarlo desde ahí, porque el abuso sexual es muchísimo más complejo que esto. Lo del beso es algo totalmente superficial, nada raro, lo critican porque es Beckham y de algo tienen que hablar”. 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar