Food

Las 6 leyes básicas del pan que debes saber antes de volver a la panadería

2 artesanos panaderos explican las claves para identificar el pan que mata del pan que alimenta

Fotografía de Beet Me Off, Turris y Forn Baulard

Vivimos en la era del pan bipolar: en un mismo barrio se puede comer un pan terrible y también un pan superlativo. Un pan de 0,20 céntimos y un pan de 6 euros. Hay mucho pasotismo pero también, en el otro extremo, alquimia panadera.

La locura por lograr el pan perfecto ha llevado a Àngel Puigsellosas de la panadería Cal Mossèn, a hornear un pan sin añadidos que puede durar toda una semana. Dejar de equivocarte cada día comprando pan nefasto para la salud pasa por conocer las claves del buen pan: cómo identificarlo, qué hace que valga la pena gastar unos céntimos de más y por qué es más saludable.

Hablando en plata, tal y como dicen los buenos panaderos, hace falta identificar el pan que alimenta del pan que mata.

Para saber cuál es el buen pan que nos alimentará, hablamos con Anna Bellsolà, de la panadería Baluard, y Xavier Barriga, de la panadería Turris, dos de los expertos panaderos más importantes del país. Sigue leyendo, porque en el fondo sabes que el mal pan sabe fatal y sienta peor.

I. "La gran trampa del mal pan es que se vende caliente”

   

Foto: Turris

En la tarea de detectar un mal pan, los expertos lo tienen claro: el sabor y el olor lo delatan. “A través de la vista no se puede saber. A un consumidor de calle es fácil engañarlo. Pero donde no es fácil engañarlo es a través del olfato y a través del gusto”, dice Xavier Barriga.

Anna Bellsolà está de acuerdo: “cuando nos lo comemos, no defrauda. En boca tiene que tener un sabor y una textura agradable, y sobre todo notar los sabores de lo que realmente es: si es un pan de centeno, sabor a centeno, si es un plan de trigo, sabor a trigo”.

Se piensa que un pan por ser crujiente ya es bueno, porque el crujiente es apetitoso.

Para Barriga, la gran trampa del mal pan es que se vende caliente. “El aroma es mucho más profundo si el pan está caliente. Y muchas veces el consumidor de a pie relaciona mucho el gusto con la textura. Y piensa que un pan por ser crujiente ya es bueno, porque el crujiente es una textura apetitosa”.

En definitiva, el buen pan cruje y huele.

II. “Un pan malo tiene un potente olor a levadura”

Foto: Turris

Presta atención cuando vayas a comprar el pan y si tienes mala suerte y ese pan es una estafa descubrirás algo turbio en el ambiente: un potente olor a levadura que delata una preparación demasiado rápida.

Porque la clave del pan está en el tiempo de fermentación: si das una fermentación muy rápida, no das tiempo a que se desarrollen los aromas propios del pan. Y a la vez, si das una fermentación muy rápida es porque has puesto mucha levadura. La levadura ‘canta’ y también da sabor”, señala Barriga. Eso se traduce en un pan totalmente carente de sabor.

Foto: Beet Me Off

Cuando hay una fermentación corta y rápida, lo que estás comiendo es almidón en estado puro.

Y lo que es todavía peor: “cuando hay una fermentación corta y rápida, lo que estás comiendo es almidón en estado puro. Porque cuando se hacen amasados intensivos y fermentaciones cortas, no damos tiempo a que la harina descomponga el almidón en azúcares más pequeños”. Barriga prosigue explicando que hay harinas que no tienen germen, es decir, que estás exentas de la fibra del propio trigo, muchas veces para conseguir que se conserven mejor en detrimento de sus nutrientes.

Por esta razón, la regla de oro para juzgar un pan es la siguiente: comerlo frío y reposado. Así se hace en las catas profesionales de pan, dejando pasar un mínimo de 6 horas entre que el pan sale del horno y se prueba la primera rebanada, cuenta Barriga. “Un pan bien hecho, con masa madre, fermentación lenta, tiene mucho más sabor a pan cuando está frío, que cuando está caliente”.

III. ”Existe una relación mágica entre la corteza crujiente y dulce y la miga húmeda y elástica”

Foto: Forn Baluard

Según Barriga, “El pan real sabe a pan, no se despedaza la corteza cuando lo cortas con cuchillo de sierra, su miga es flexible, su aroma a humedad, a trigo, a fermentación alcohólica, láctica y acética es profundo”.

Bellsolà apunta lo siguiente: “Para saber si un pan es bueno o no, solamente hay que probarlo y ver si te llega al corazón o no. Es difícil dar indicaciones generales porque hay muchos tipos de pan y cada uno cumple unas expectativas. Grosso modo, el pan que tiene reposo y está bien cocido será croustillant, tendrá una miga brillante de color blanco roto y será sabroso”.

No lo parecía, pero el pan tiene cierta alquimia. El maestro Barriga sentencia que “Es importante la relación mágica entre la corteza crujiente, que haga catacrec, con ese sabor tan característico de los azúcares caramelizados durante la cocción y que la miga sea húmeda. Y luego que cuando lo masticas y se mezcla con tu saliva, el pan tenga tendencia a ser dulce”.

Foto: Beet Me Off

El pan real sabe a pan, no se despedaza la corteza cuando lo cortas, su miga es flexible, su aroma a humedad, profundo.

Aunque se ablande con la humedad o se seque, no significa que sea malo. El bueno mantiene  su sabor y el malo, su insipidez. Sin embargo, un pan mal elaborado siempre se deteriora más rápido que uno preparado con esmero.

IV. ”Ellos pueden hacer millones de barras y yo pocos centenares. Y esto tiene un precio”

Foto: Beet Me Off

Lo cierto es que el pan bueno no es barato. Y nadie ha dicho que tenga que serlo. Pero la diferencia entre una barra y otra suele molestar porque puede llegar a pasar del euro y medio.

Bellsolà justifica este precio por la inversión en unos ingredientes selectos: “una buena harina le imprimirá personalidad al pan”. Y también destaca las personas que intervienen en el proceso y el tiempo que se dedica: “el reposo de las masas hará que se desarrollen los sabores, la cocción debe ser óptima y debe dejarse un tiempo para el enfriamiento del pan”.

Foto: Beet Me Off

Hay empresas que fabrican el pan sin panaderos, solamente con personal que se dedica a ajustar las máquinas

Para Barriga, la esencia de un buen pan también está en el tiempo pero lo que cree que abarata el pan malo es el sistema de industrialización: “Ellos pueden hacer millones de barras y yo pocos centenares. Y eso tiene un precio. Cuando hay una producción industrial, el precio baja. Ellos compran toneladas de harina y yo kilos. Y hay empresas que fabrican el pan sin panaderos, solamente con personal que se dedica a ajustar las máquinas”. Esto es lo que diferencia a los artesanos de la industria.

El quid de la cuestión no está en un tema de presupuesto sino en el pasotismo y la desinformación. Dice Barriga que “vamos muy deprisa y buscamos cierta comodidad. Y luego impera una incultura de no que no te importe desconocer qué demonios estás comiendo. Porque si no, ¿cómo la gente se puede comer este pan de molde industrial? Yo no lo entiendo. Y hay quien se lo traga. Pues vale. Abre la bolsa y huélelo. ¿Cómo te puedes comer algo que huela así?”.

El otro día fui a poner combustible a una gasolinera ¡y me regalaban 2 barras! No las quise. Y la cajera, que no lo entendía.

"Es muy fuerte —prosigue Barriga —. El otro día fui a poner combustible a una gasolinera ¡y me regalaban 2 barras! No las quise. Por 30 euros de combustible, 2 barras de pan. Hostia puta... Y no las quise porque no como este pan. Ni yo ni mis hijos. Y la cajera, que no lo entendía".

V. “El pan malo sienta mal porque se digiere mal. De eso no hay que dudar ni un momento”

Foto: Turris

“No quiero parecer un talibán —puntualiza Barriga — pero es que nos lo comemos todo. A todo lo llamamos pan. Y muchas veces solamente nos quedamos en si está crujiente o no. En si tiene agujeritos o no. ¡Déjate estar de agujeritos! Te lo tienes que comer y te tiene que sentar bien”.

Y la realidad es que el mal pan suele sentar como un tiro en el estómago. “Llega un momento en el que el organismo te dice ‘mira, esto te lo comes tú’. Y se hincha, duele el estómago, salen granos, diarreas, dolores de cabeza”, comenta Barriga. Pero es posible que el problema no esté en el cereal sino en la industria que lo procesa.

Foto: Beet Me Off

Hace 4 o 5 generaciones atrás no comían estas harinas ni estos panes de ahora. Porque si no, les habría hecho daño igualmente

“Hace 4 o 5 generaciones atrás no comían estas harinas ni estos panes que se hacen ahora. Porque si no, les habría hecho daño igualmente”. Y la explicación del panadero de Turris vuelve a estar en la fermentación: antes los panes se amasaban poco pero se dejaban leudar muchísimo y el gluten se iba formando solo. En cambio, ahora la industria panificadora pide harinas con más y más cantidad de gluten, que es lo que le da fuerza, para fabricar más rápido.

Encima si este pan, que suele ser congelado, se ha precocinado, significa que no se han terminado de cocer los almidones. Esto se traduce en una digestión mucho más dificultosa. “El pan malo sienta mal porque se digiere mal. De eso no hay que dudar ni un momento”

VI. ”Un niño de 10 años sabría diferenciar un pan bueno de uno malo”

Foto: Forn Baluard

En un buen pan podemos conseguir un abanico de aromas y sabores muy similar al que se consigue con un buen vino.

Suele costar reparar en estos detalles porque, en palabras del panadero, “la gente no está acostumbrada a comer pan solo, sin nada, sin chocolate, chorizo, aceite, tomate. Porque es muy evidente cuando es bueno o malo si se come solo. Hasta un niño de 10 años sabría diferenciarlo”.

Bellsolà, por su lado, también defiende la soberanía del pan: "un buen pan, en sí mismo tiene que conseguir ser un buen producto, no solamente una base para acompañar otros ingredientes".

Porque si la elaboración ha sido cuidadosa, el producto final es una obra de arte: “con este pan podemos conseguir un abanico de aromas y sabores muy similar al que se consigue con un buen vino. Se pueden detectar hasta 200 notas aromáticas, tanto en la corteza como en la miga”, apunta Marco Gobbetti, experto en masas madre.

 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar