PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

El primer arcoíris que se derrite en tu boca

H

 

Así es la comida pornográfica que arrasa entre los jóvenes de Hong Kong

Helena Moreno Mata

06 Mayo 2016 12:02

Foto: Ashkan Honarvar

La pizza arcoíris, también conocida como tostada arcoiris, es una de las creaciones más bizarras que se han hecho recientemente. Fue creada en una tienda llamada “Kala Toast” de Hong Kong. Su descubrimiento ha generado mucha aceptación y actualmente es uno de los platillos fetiche de Instagram. Quizás esto se deba a su atractiva y sucia apariencia. La elasticidad de varios quesos de colores puede producir aceptación y repulsión en un mismo instante.

Cuando la gente se pregunta a qué se debe su colorido aspecto, la respuesta es fácil: contiene cuatro tipos de queso e ingredientes que, combinados, le confieren una llamativa apariencia. Sorprendente para los ojos y el paladar, pues en la comida cualquier detalle es importante.

Su elaboración requiere que seamos creativos y le añadamos lo que más nos guste; no existe una única receta pero sí dos grandes versiones: la auténtica, que tiene un punto más guarro y suculento, y la saludable, hecha con verduras y hortalizas. Para la primera son necesarios esos cuatro tipos de queso, que son la mozzarella, el cheddar, el emmental y el gruyère, además de colorantes que le dan esa apariencia tan llamativa. La segunda requiere en cambio de alimentos saludables como tomates cherry, maíz, pimientos rojo, amarillo y verde, brócoli y cebolla.

A pesar de su éxito, la pizza arcoíris no ha sido la única práctica reciente donde los colores han tenido el gran protagonismo. Algo similar ocurre con los bagels de Nueva York que ha creado Scott Rosillo, el primer artista de bagels del mundo. Él mismo describe su obra como el fruto de una absoluta pasión y un arte que han sido capaces de conquistar varios paladares. Aunque su aspecto es muy candy y divertido, para prepararlos se necesitan cinco horas.

Tanto los bagels como la pizza de arcoíris son claros ejemplos de cómo la comida ha pasado de ser algo insulso y en muchos casos poco estético a un gran aliciente, no sólo para nuesto gusto sino también para nuestros ojos.

share