Food

La tierra que hay que comer para estar más saludables

La práctica del eat dirt ayuda a nuestro sistema inmunológico y todavía no lo sabemos

Foto: Parker Fitzgerald

Seguro que alguna vez has arrancado un alimento de la tierra y has pensado en comértelo así, sucio. Quizás lo hayas llegado a hacer. Lo cierto es que nos olvidamos de que los organismos que habitan ahí nos benefician mucho más que los antibióticos. Sobre esta idea gira el concepto de eat dirt (comer tierra). En otras palabras, todas esas verduras y hortalizas que, recién cogidas, van directas al paladar. Los odiosos antibióticos

En realidad, hay una relación directa entre nuestro cuerpo y todos esos productos sin aditivos. Un ejemplo es el síndrome del intestino irritable, que afecta a más de un 80 % de la población y es el causante de la inflamación crónica, ciertas alergias, el hipotiroidismo o la diabetes.

En Eat dirt, Josh Axe habla de todo esto explicando este y otros problemas que evidencian cómo nuestra plena confianza en los antibióticos, desinfectantes de manos y comida procesada nos ponen actualmente en riesgo de sufrir una enfermedad crónica o inflamación. Y, lo más importante, propone que volvamos a instaurar las bacterias saludables en nuestra vida para evitar precisamente todos esos inconvenientes. Para ello, dice que habría que ser un poco más sucios, y esto pasa por comer directamente los productos que cogemos de la tierra. Los organismos del suelo están directamente relacionados con nuestro sistema inmunológico. Se trata de esporas, y sus beneficios son distintos a los de los probióticos que viven en nuestro cuerpo. Aún así, también son de gran ayuda ya que además de enriquecer la tierra para las plantas, tienen una serie de beneficios en nuestro cuerpo. Por ejemplo, dotan a este de vitaminas B, K2 y antioxidantes.

Foto: Parker Fitzgerald

¿Una bacteria como solución? Un nuevo estudio publicado por la revista científica Proceedings of the Natural Academy of Sciences, de Estados Unidos, muestra que una bacteria podría reducir la inflamación crónica. Es el Mycobacterium vaccae, está presente en la mayoría de jardines y también podría ayudar a reducir el estrés.Jason Tetro, microbiólogo de Toronto, lo explica así: “La idea es que si estás equilibrando el sistema inmunológico, estás reduciendo la posibilidad de padecer síntomas de estrés, ansiedad o un trastorno de estrés post-traumático. Esta bacteria ayuda a evitarlo”. Es una forma de reintroducirnos a los viejos amigos —las bacterias— para promover nuestra salud y bienestar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar