PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Qué hay de cierto en el polémico mapa de un mundo con 4ºC más de temperatura

H

 

Adiós España. Adiós México. Hasta nunca Brasil, Perú y Ecuador. Bienvenidos grandes desiertos.

rosa molinero

07 Junio 2017 13:19

“Este es el mapa sobre el cambio climático para los que no creen en el cambio climático”.

Así definía Parag Khanna, investigador de la globalización de la Kuan Yew School, el controvertido mapa que muestra cómo sería un mundo con 4ºC más. Es triste, pero en el ambiente flota la idea que mostrar los resultados demasiado catastróficos no logra convencer a los negacionistas. Pero este mapa tiene algo positivo y noveodso: a parte de las zonas afectadas por la tragedia muestra también posibles soluciones para habitar el nuevo planeta recalentado.

Estas eran algunas de las conclusiones que indicaba el mapa:

-México, Perú, Ecuador y Brasil se han convertido en desiertos.

-Antártico oeste, Siberia, Canadá, Reino Unido, Escandinavia, Groenlandia, el norte de Rusia y Nueva Zelanda serán los países que acogerán a los refugiados del cambio climático y donde se podrá cultivar alimentos.

-En el Ártico todo será verdor después que el hielo se haya fundido. Será una ruta comercial navegable durante todo el año que unirá Canadá y Rusia.

-Sur de Europa: España, la mitad sur de Francia, Italia, Grecia, Bulgaria y otras ciudades del sur de Europa se han convertido en un desierto sólo apto para el cultivo de energía solar y geotérmica. Ciudades como Barcelona, Venecia y Estambul han quedado inundadas.

¿Qué había de cierto en este mapa publicado en 2009 en New Scientist?

Según los estudios más recientes ese mapa era demasiado optimista. Porque solamente 0.5ºC de temperatura tendrían un impacto fatal sobre el planeta. Y porque no, el cambio climático no es algo negociable.

Así lo confirman tres científicos del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA especializados en climatología: medio grado de media global supone que en muchos puntos del planeta el incremento es mucho mayor durante algunas épocas del año.

Ellos comentaron el estudio de París de 2015, que quería limitar el aumento a 1.5ºC, inferior a lo que mostraba el mapa pero igualmente peligroso para estos científicos.

“La mayor parte de ese aumento de temperatura se daría durante una pequeña porción del año, cuando en realidad representa condiciones que podrían ser 5ºC o 10ºC superiores que las temperaturas preindustriales”, dijo Dave Schimel, el supervisor del grupo sobre Ecosistemas y el ciclo de carbono en el JPL.

Añade además que hay lugares en el mundo que ya se encuentran en el máximo de temperatura que las cosechas de alimentos básicos pueden soportar y que los análisis sobre el aumento de la temperatura no suelen incluir el hecho que las plagas y los patógenos se extienden a mayor velocidad cuando las temperaturas son altas.

El mapa de 2009 podría haber tenido un efecto muy negativo en las conciencias, relajando a la población más de la cuenta. Porque según afirma Schimel, “si queremos frenar el aumento de 2ºC, seguramente lleguemos a los 3ºC”. Lo explica de otro modo Felix Landerer, que estudia los niveles del mar y del hielo en el mismo laboratorio: “A llegar a 2ºC más de temperatura, es probable que se haya cruzado un límite. (...) Aunque estabilicemos la temperatura del aire, se habrá comprometido la temperatura y los niveles de los océanos por siglos. Así que mejor alejarnos del aumento de 2ºC. Es un experimento que mejor no llevar a cabo. Porque ese experimento podría borrar a Florida del mapa”.

Michelle Gierarch, del JPL, concluye con un razonamiento que vale recordar: “Tenemos el tiempo en nuestra contra. Queremos ver resultados instantáneos. Pero eso no va a pasar por lo que atañe al cambio climático. Tenemos que trabajar contínuamente para conseguirlo sabiendo que las próximas generaciones se beneficiarán”.

share