PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Por qué esta chica simboliza la lucha contra los frutos secos en los aviones

H

 

Amy entró en coma por una reacción alérgica y esta es la sorprendente petición de su familia

PlayGround

04 Septiembre 2017 12:27

Amy May Shead era una productora de televisión con una prometedora carrera en los medios de comunicación.

A sus 29 años era muy consciente de su alérgica a los frutos secos. ?P?ero de viaje a Budapest, a pesar de seguir el ritual de seguridad para vigilar si su comida contenía restos de frutos secos, sufrió daños cerebrales irreparables después de comer un plato de pollo aparentemente inofensivo.

Amy estaba acostumbrada a preguntar y repreguntar en los restaurantes si su plato podía contener frutos secos. A tal efecto, cuando viajaba fuera tenía un pequeño cartel en el idioma local que enseñaba a los camareros y cocineros. Aquel día hizo lo mismo y le garantizaron que su plato no llevaba frutos secos, pero el trágico desenlace, que dejó en coma por varias semanas a Amy y le cambió la vida por completo, confirmó que no era así.

El restaurante no se ha hecho responsable del accidente y los abogados que han estudiado el caso han determinado que no puede hacerse nada para denunciarlos. Pero la familia debe afrontar ahora un montón de gastos, por lo que ha creado el Amy May Trust, que recoge donaciones para poder seguir proporcionándole bienestar a su hija, rehabilitándola en la medida de lo posible y adaptar su casa para que pueda volver a vivir allí. 

Su familia ahora pide que se prohiban los frutos secos en los vuelos y ya cuentan con el apoyo de 280 mil firmas. La petición se entregará a varias aerolíneas, entre ellas British Airways, Easy Jet y Ryanair y también está previsto hacerla llegar al Parlamento británico.

Tal vez su lucha puede costar de entender, pero la razones son sencillas. Ya que no hay una acción que pueda aplicarse en masa en los restaurantes, han decidido empezar por los aviones. Porque hay que saber que la alergia a los frutos secos puede ocurrir en cualquier momento y estar a 3 mil pies de altura no es realmente el mejor momento para que te ocurra un shock anafiláctico.

“Estamos hablando de poner en peligro las vidas de la gente por un paquete de frutos secos. Si la gente no puede pasar sin un paquete de cacahuetes en dos horas de vuelo, bueno, qué puedo decir”, dijo la madre.

Cuando tienes una alergia grave a los frutos secos, las mucosas se hinchan tanto que al aire no puede pasar a través de las vías respiratorias. Luego sucede un paro cardíaco y el cerebro se queda sin oxígeno por cada minuto que pasa. Normalmente, los alérgicos llevan con ellos un lápiz de epinefrina, que ayuda a ganar unos minutos hasta que pueden ser atendidos por personal médico. Sin embargo, durante un vuelo esos minutos no son suficientes y la reacción alérgica puede ser fatal.

Por eso la familia pide que se prohíban cualquier alimento que contenga frutos secos del menú de los vuelos. Creen que sería un beneficio para todos: los pasajeros no tendrían que presenciar en directo los horrores que le suceden a un cuerpo que padece un shock anafiláctico; las aerolíneas reducen el riesgo de accidentes y los abucheos por parte de la prensa; los alérgicos pueden volar con mayor seguridad y reducir su propio riesgo de fatalidad o de que un accidente les cambie la vida.

“Actualmente, un pasajero tiene total libertad para ignorar los consejos de la tripulación de cabina y comer frutos secos comprados externamente. Igualmente, algunas aerolíneas son conocidas por no anunciar cuándo vuela un alérgico. Pedimos dar derecho a la tripulación de cabina para detener, mediante el mecanismo de la prohibición, el consumo de frutos secos durante el vuelo”, dicen en su web.

share