Food

Bélgica acaba de prohibir la carne halal y kosher en su región más grande

La comunidad judía considera que es una de las mayores violaciones de sus derechos desde la Segunda Guerra Mundial

“La mayor violación de los derechos de la comunidad judía en el país desde la Segunda Guerra Mundial”. Así ha definido el Congreso Europeo Judío la decisión del Gobierno belga de prohibir la carne halal y kosher en la región de Valonia, la región más grande de las tres que componen Bélgica. La medida, que ha sido aprobada por unanimidad por parte de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento de Valonia, entrará en vigor el 1 de septiembre del año 2019. Esta decisión llega tras una propuesta similar el mes pasado por parte del Parlamento de la región Flamenca del norte, donde viven aproximadamente la mitad de la población de judíos de Bélgica.

El rito halal (musulmán) o kosher (judío) requiere que los animales estén conscientes antes de ser degollados y desangrados. Un proceso que ha sido condenado por las asociaciones animalistas, que consideran que es más humano anestesiar al animal antes de matarlo. Sin embargo, muchos otros especialistas opinan justo lo contrario: el sacrificio ritual bien ejecutado es menos traumático para los animales que el sacrificio con aturdimiento por pistola.

Getty

La decisión del Gobierno de Valonia ha sido duramente criticada por la comunidad judía, que ha calificado la medida como “escandalosa”.

“Esta decisión, en el corazón de Europa Occidental y en el centro de la Unión Europea, envía a todas las comunidades del continente de que los judíos no son bienvenidos", explicó el presidente del Congreso Judío Europeo, Moshe Kantor, según recoge The Independent.

"Ataca el corazón mismo de nuestra cultura y la práctica religiosa y nuestra condición de ciudadanos iguales con iguales derechos en una sociedad democrática. Se da socorro a los antisemitas y a aquellos que no toleran a otras comunidades y religiones”, mantuvo. Además, Moshe Kantor pidió al Parlamento de Valonia que se retractara de su polémica medida.

Por otra parte, la comunidad musulmana de Bélgica ha expresado su oposición ante el sacrificio con aturdimiento. “Los musulmanes están preocupados por si pueden comer alimentos halal de acuerdo con sus ritos y creencias religiosas”, explicó uno de los dirigentes musulmanes belgas.

Esta decisión, en el corazón de Europa Occidental y en el centro de la Unión Europea, envía a todas las comunidades del continente de que los judíos no son bienvenidos.

Sin embargo, asociaciones animalistas como PETA señalan la doble hipocresía de las dos partes de la historia. “La idea del 'sacrificio humano' es un mito y una distracción – porque da igual si los animales son aturdidos antes de ser asesinados o no, los momentos finales de su vida representan solo una parte de un largo y descaradamente cruel proceso de producción de carne. La realidad de estas prácticas es que son una afrenta no solo al Islam y a las enseñanzas del Judaísmo, sino también al sentido común acerca del bien y del mal”, incide en una columna para Al jazeera Mimi Bekhechi, directora de Programas Internacionales de PETA.

“Los animales sacrificados de acuerdo con la normativa halal provienen de las mismas granjas industriales antihigiénicas miserables que los animales muertos en los mataderos estándar. En las granjas industriales, los animales están hacinados en establos sin ventanas, jaulas de alambre, cajas y otros sistemas de confinamiento. Los animales no forman familias, ni construyen nidos, o hacen cualquier otra cosa que sea natural e importante para ellos”, explica la representante de PETA.

Porque como resumen desde PETA, más allá de cuál es la manera de matar “menos mala” de todas, el debate debería centrarse en que la única alternativa que de verdad va a favor de los derechos de los animales es la adopción de una dieta completamente vegetariana.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar