Food

La caravana de Breaking Bad se abre al público convertida en coctelería

"Ven, siéntate. Te voy a enseñar a cocinar"

Una caravana que echa humo. Dos hombres vestidos con trajes amarillos como si esperaran una catástrofe química. O como si la fueran a cocinar… y tú te la fueras a beber. Hablamos de Walter White y Jesse Pinkman, que abren las puertas de su laboratorio casero, que llega a Hackney (Londres) reconvertido en un bar para que te tomes unos cócteles espirituosos mientras suena "Lady blue" de Badfinger a todo volumen.

Es el ABQ es un bar que sigue la estela del restaurante pop-up Los Pollos Hermanos que en Los Angeles y Nueva York daba la bienvenida hace unas semanas a la tercera temporada de la spin-off de la serie, Better Call Saul. Allí apareció Gus, el gran señor de la droga que regentaba la cadena, repartiendo tacos, burritos, hamburguesas y patatas fritas.

Pero aquí te esperan cocteleros preparados con máscaras de gas, vertiendo soluciones con bien de curaçao azul en frascos Erlenmeyer. Y a ti también te va a tocar cocinar esos cócteles, inyectarles los mililítros justos de alcohol y picar unos cuantos cristales para combinar un sorbito con unas rayitas (de caramelo).

Te enseñarán a usar hielo seco para infusionar tu bebida con romero, tomillo o canela, o hidrosoles para fabricar espumas que coronen cócteles de whisky, jengibre, lima y frutos del bosque. Incluso podrás tomarte una versión de los cereales de desayuno que toma Jesse: crispies bañados en licor de café, con leche de almendras y vodka, acompañados con un shot de naranja al vodka.

Heisenberg aprueba estos brevajes

Dos horas en este laboratorio coctelero inspirado en Breaking Bad sale por 30 libras, con un trago de bienvenida y dos cócteles. Una experiencia que los fanáticos del capo tejano de la droga no van a perderse.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar