Food

Hace 10.000 años los cavernícolas celebraban festines caníbales en España

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Valencia ha encontrado rastros de comportamientos antropófagos en una población del Mediterráneo Occidental

La edad de hielo había terminado por fin, nuestros ancestros cada vez contaban con técnicas culinarias más avanzadas, el fuego era mainstream ya y la revolución agrícola no había hecho más que empezar. ¿Y qué manera mejor de celebrarlo que con un poquito de carne humana?

Un grupo de arqueológos de la Universidad de Valencia ha encontrado lo que parecen ser las primeras señales de comportamiento caníbal en la población que vivía en el Mediterráneo Occidental hace 10.000 años.

El estudio, llevado a cabo por el antropólogo Juan V. Morales y publicado en la revista Journal of Antrophological Archaeology, surge como resultado del análisis de los huesos encontrados en unas excavaciones en las cuevas de Santa María (Alicante). Allí, los arqueólogos descubrieron 30 huesos humanos que parecían pertenecer a dos adultos y un niño pequeño. Los restos presentaban marcas que sugieren “prácticas antropofágicas” y los análisis de antigüedad indican que corresponden a dos “comilonas” celebradas entre hace 10.000 y 9.000 años.

Sin embargo, detectar el canibalismo no es tan sencillo. "En excavaciones del Norte de África se han encontrado miembros desmembrados con marcas de cortes asociadas a enterramientos secundarios”, dicen los autores del estudio. Por ello, para identificar si las marcas encontradas eran de canibalismo o de otros daños asociados al tiempo, este equipo utilizó una guía elaborada por el investigador Bruno Bulestin de la Universidad de Burdeos.

 

Los restos presentaban marcas que sugieren “prácticas antropofágicas” y los análisis de antigüedad indican que corresponden a dos “comilonas” celebradas entre hace 10.000 y 9.000 años.

Esta guía indica 5 señales que prueban que en un yacimiento se ha producido un festín caníbal. El principal indicio es el hallazgo de restos humanos en heces fosilizadas o la aparición de mordiscos en los huesos, unido a marcas asociadas a herramientas utilizadas en la cocina, huesos quemados o enterrados junto a animales con las mismas marcas y huesos dispersos en vez de enterrados correctamente. En este caso, los investigadores encontraron rastros de todas las evidencias a excepción de las heces fosilizadas.

En el estudio, los investigadores también se preguntaban el porqué de este comportamiento. ¿Sería un canibalismo ritual o se comieron los unos a los otros por extrema necesidad?

A pesar de los numerosos restos animales y los recursos del entorno, los investigadores creen que quizás una mala época pudo haber empujado a los habitantes de la cueva al “canibalismo ocasional”. Otra de las teorías sugiere que en esa época se produjeron numerosos intercambios culturales en esa zona del mediterráneo. Quizás los huesos pueden deberse a un intercambio de nuevos rituales y prácticas culturales o conflictos y competencias por los recursos que habrían llevado al canibalismo ritual.

Hipótesis que habrá que seguir investigando para llegar a descubrir por qué hace 10.000 años un grupo de nuestros antepasados se dio un festín de carne humana.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar