Food

Frenazo al tráfico de leche para alimentar niños ricos con leche de madres pobres

La ONU y UNICEF condenan con dureza a la empresa que monopoliza los bancos de leche explotando mujeres asiáticas para sacar un provecho comercial en EEUU

En Internet existe una demanda creciente de leche materna y hay una empresa que ha llegado para acaparar el mercado de la manera más turbia: exporta grandes cantidades de leche esterilizada y congelada de mujeres camboyanas a las que hacen análisis de sangre para satisfacer la demanda de leche materna en EE.UU. Pero entonces, ¿qué pasa con la leche para los niños camboyanos?

La ONU ha emitido una dura crítica hacia Ambrosia Labs, la empresa de Utah que se dedica a vender la leche materna a madres estadounidenses que la solicitan a falta de la suya propia. En Ambrosia encuentran protocolos de seguridad que en otros servicios faltan para ganarse la confianza de las madres que donan su leche materna. Y es que estudios como este sobre venta online de leche materna aseguran que el 21% suelen estar contaminadas por virus, bacterias o se les añade leche de vaca.

También Unicef ha condenado este comercio injusto y señala que la falta de leche materna en algunas madres estadounidenses no puede suplirse a expensas de las vidas de miles de bebés de países en desarrollo.

“Los bancos de leche nunca deberían funcionar a base de la explotación de mujeres pobres en situaciones vulnerables para sacar un provecho comercial. La leche materna podría considerarse como tejido humano, igual que la sangre, y su comercialización tendría que prohibirse. La malnutrición sigue siendo una amenaza para el bienestar de los niños en Camboya y una lactancia adecuada es un factor decisivo para asegurarles una buena salud y nutrición”, dijo Iman Morooka de Unicef Camboya para The Guardian.

Ambrosia Labs fue fundada por dos hombres: Bronzson Woods, misionero mormón en Camboya, y Ryan Newell, que afirma que es un negocio win-win porque beneficia a las camboyanas pobres y también a las americanas que tienen problemas de lactancia. Pero nada más lejos de la realidad, ya que las mujeres camboyanas se encuentran en una situación de pobreza, con pocas opciones para sobrevivir.

Desde Ambrosia aseguran que las mujeres a las que emplean no pueden donar su leche hasta que sus hijos hayan cumplido los 6 meses, tal y como la Organización Mundial de la Salud recomienda. “Solamente nos llevamos la leche extra (...). Y les ofrecemos un trabajo donde ganan 2 o 3 veces más que en ninguna otra parte. Se pueden quedar en casa con sus hijos porque no tienen que estar trabajando tantas horas”, afirmó Newell.

Sin embargo y a todas luces, esta no es la solución y tras la queja de la ONU y Unicef, el departamento de aduanas de Camboya ha confirmado que el ministro de finanzas, Aun Porn Moniroth, ha firmado una carta bloqueando esta exportación, según confirma la Associated Press desde Phnom Penh.

[Vía The Guardian]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar