Food

El vertido de anticonceptivos en los ríos está transformando el sexo de los peces

Peces "transgénero": de macho a hembra por culpa de los químicos que tiramos por el wc

Los peces macho están sufriendo un cambio de género porque las aguas de los ríos se están llenando de estrógenos. Han empezado a producir huevos, su cantidad y calidad de esperma es menor y son menos agresivos en el cortejo. Y todo podría deberse a nuestros anticonceptivos y antidepresivos.

Pero también otros fármacos, pesticidas y plásticos en los que se hallan disruptores hormonales. Esto algo que se viene estudiando desde hace años y que el profesor Charles Tyler, de la Universidad de Exeter, se encargó de recordar mediante la presentación de los resultados de un estudio de nueve añosen el 50º aniversario del Simposio de la Sociedad Pesquera de las Islas Británicas. Las conclusiones son devastadoras:

El vertido de anticonceptivos al mar está transformando el género del 20% de los peces.

Lo que llega a las gónadas de los peces es como un análisis de lo que dejan nuestros químicos cuando tiramos de la cadena.

“Lo que llega al hígado o a las gónadas de los peces es como un análisis de la huella que dejan nuestros químicos cuando tiramos de la cadena”, dijo Tyler para The Independent.

Desde 2008, el estudio ha examinado 50 hábitats marinos británicos y descubrió, que los machos albergaban huevos en sus testículos. No es un caso de dicogamia, donde el animal o la planta experimenta un cambio de género en un punto de su vida, sino que podría deberse, en parte los más de 200 químicos detectados en esas aguas y que provienen de nuestro desagüe.

Cantidades minúsculas de ellos pueden provocar deformaciones en los órganos reproductivos de los peces macho. Tyler y su equipo pudieron comprobarlo haciendo un test en el que añadieron estrógenos sintéticos a las aguas donde vivían unos peces. El resultado fue el colapso de toda su población.

Estamos empezando a provocar no sólo efectos en el género de los peces.

“Su descendencia puede verse comprometida según el grado de feminización que hayan experimentado”, dijo Tyler para Business Times, y añadió que “Estamos empezando a provocar no sólo efectos en el género, sino daños en los procesos psicológicos de los peces”. Lo peor es que esas mutaciones son difíciles de detectar “Es muy difícil comprender aquellos efectos que no son mortíferos y cómo afectan al comportamiento”.

“Si logramos suficientes pruebas indicando que hay una alta probabilidad de que tenga consecuencias en la población de peces, tal vez deberías ser más proactivas para restringir o prohibir esos químicos”, sentenció Tyler.

[Vía Exeter University]  

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar