Food

Por qué esta foto escandaliza a todos los padres (menos a los escandinavos)

Los padres toman café calentitos en el interior mientras los bebés duermen en el exterior a temperaturas bajo cero

Reykjavik Daily Photo Blog

Esta foto se titula "Cochecitos en batería con bebés a bordo en fría mañana invernal". Y debería llevar un subtítulo: "Se ha rodado con bebés vikingos especialistas. Por favor, no intenten hacerlo en casa con sus bebés".

Ponte en situación: hay un metro de nieve en las calles heladas de Copenhagen. -15ºC en el termómetro. Sensación térmica de -30ºC. Pero la vida en la capital danesa no se detiene, las cafeterías están llenas y, afuera, bebés bien abrigados en cuatro carritos esperan a que sus padres terminen sus bebidas calientes en el interior de cómodas cafeterías. Es la siesta nórdica. Y lejos de ser un castigo, es el camino a la salud de hierro que caracteriza a los habitantes de esos nortes.

De esos y de todavía más al norte, porque en Islandia pasa exactamente igual que en Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega. Las temperaturas no son un peligro sino un paso más para que los niños crezcan sanos y fuertes. “Creo que es bueno para ellos estar expuestos al frío lo más pronto posible”, dice Lisa Mardon, madre de tres niños, para la BBC.

Alfred, el menor de los tres, tiene 2 años y duerme una hora y media de siesta mientras el termómetro se congela vestido con ropa de lana, un saco de dormir aislante y el carrito cubierto. Una práctica que ya es una tradición tan extendida que incluso la mayoría de guarderías suecas la han adoptado.

“Cuando la temperatura cae a -15ºC, siempre cubrimos los cochecitos con mantas”, dice Brittmare Carlzon, directora del jardín de infancia Forksolan Orren, que también señala que los días en los que las temperaturas caen a -20ºC llevan dentro a los carritos, en los que extrañamente la mayoría de los niños seguían durmiendo sin inmutarse por el frío. También explican que un grupo de la guardería pasa todo el tiempo fuera, desde las 9 hasta las 15 y hacen la clase allí.

Los padres que practican la siesta nórdica con sus niños (a parte de hacerlo ellos mismos cuando pueden), argumentan que dormir al aire libre a temperaturas extremas evita el contagio de resfriados y que pasar todo el día encerrados en un mismo sitio con muchos otros niños no es bueno para la salud de los pequeños.

Marjo Torula, que ha investigado las siestas al aire libre, concluye que los bebés duermen más afuera que adentro, probablemente porque no se sobrecalientan. También indica que la mejor temperatura es -5ºC, aunque ha sabido que hay padres que llevan a sus hijos a dormir fuera a -30ºC sin problemas.

Sin duda, es una decisión controvertida que en otros países no es bien vista: en Nueva York arrestaron a unos padres (una de ellos danés) que dejaron a su hijo fuera del restaurante mientras ellos comían dentro. La siesta nóridca puede parecer una temeridad fuera de las fronteras escandinavas.

[Vía BBC]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar