PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

9 combates salvajes entre chefs y críticos que acabaron en KO técnico

H

 

"Voy a venir a apuñalarte", "Haré un caldo de marica con tu cuerpo" y otras perlas entre enemigos íntimos

PlayGround

09 Marzo 2017 17:43

Trabajar en el mundo de la gastronomía no es tarea fácil. Lo que se ve en los programas de televisión de cocina es una gran mentira vestida de glamour. Ser chef es vivir sometido a un estrés continuo, trabajar mil horas y aguantar la presión de sus peores enemigos: las críticas de los gastrónomos. Ellos, por su lado, parece que tengan un chollo de trabajo: ¿quién no quiere cobrar por comer? Tras la gula se esconden intoxicaciones, decepciones de infarto ante el plato y el cabreo de chefs violentos y propietarios esquizofrénicos al leer una reseña que los deja por los suelos.

Como un combate d eboxeo estas son las 9 peleas más tensas que se han librado entre los chefs y los críticos gastronómicos y que han acabado sin ganador y muchos moratones. Así entenderás de una vez por todas que la guerra que se libra en los restaurantes deja heridos en la cuneta:

1. “Voy a venir a apuñalarte”

“En los 40 años que llevo haciendo reseñas he tenido unas cuantas reacciones de enfado por parte de los restaurantes —y sobre todo cuando empecé. Entonces no era común ser crítico con los restaurantes, ya que muchas reseñas estaban directamente conectadas con la publicidad (...). Así que las reseñas que no eran satisfactorias podían enfadar a la gente que estaba acostumbrada al sistema antiguo. (...) Y una vez tuve una amenaza de muerte garabateada en lápiz que decía: 'Voy a venir a apuñalarte'. Hoy en día hay tanta gente que reseña restaurantes que tiendo a recibir menos respuestas hostiles”. Fay Maschler, crítica para el Evening Standard


2. “He recomendado restaurantes que luego ha cerrado Sanidad”

“Tengo la reputación de recomendar restaurantes que después cierran por razones de salud y seguridad pública. (...) Me encantan esos restaurantes mugrientos, descuidados, porque suelen ser llevados por un grupo étnico específico, lo que quiere decir que su comida siempre suele ser la misma. (...) Pero realmente no hay manera de saber cómo es la higiene en la cocina. No es mi trabajo analizar que cumplan con los protocolos de sanidad, así que doy por hecho que si un restaurante está abierto es que está cumpliendo con las normas. Lo sabemos todos: la higiene y la seguridad en la cocina va en función del precio.(...) Pero hay un montón de lugares que están bien en ese sentido y las noticias de problemas de higiene en algún caso suelto no me hacen pensar que soy un idiota por haber comido alguna vez allí. Personalmente, creo que de vez en cuando vale la pena arriesgarse”. Jay Rayner, crítico para The Observer


3. "Te hago una foto, te echo de mi restaurante y la cuelgo en internet" 

En 2010, LAWeekly informó que el restaurante Red Medicine de Beverly Hills echó a la crítica S. Irene Virbila porque no les había gustado el tono de sus reseñas y tampoco el reconocimiento que la profesional había logrado. Justo antes de que la echaran, el propietario, Noah Ellis, le hizo una foto y la colgó en internet, arruinando el anonimato de la crítica gastronómica


4. Debajo de su foto en la puerta de la cocina se leía “gordo y calvo”

“En muchos restaurantes tienen fotos de críticos bien conocidos en las puertas de su cocina para que el equipo sepa a quién tienen que enfrentarse. Cuando empecé a reseñar restaurantes, nadie sabía quién era. Todavía mi nombre no era lo suficientemente conocido para que tuvieran colgada una foto mía allí. Un día recibí una llamada de un amigo, que había estado buscando localizaciones para rodar un programa de televisión, y me dijo: “Acabo de ver tu cara en la puerta de la cocina”. Mi reacción fue: “¡Toma! ¡Genial! ¡Por fin llegó el día!”. Y después me dijo: “Sí, pero debajo pone, ‘Parece como si fuera Corbyn [un político británico], pero más gordo y calvo”. Tim Hayward, crítico para Financial Times



5. “Haré una buena olla de caldo de marica con tu cuerpecillo”

Mark Kalendarian, chef del Tam O’Shanter, tuvo que dimitir al escribirle, en la página las siguientes perlas a un activista en contra del foie:

“No tienes ni idea de lo que dices. Y, Kim, dejaré de cocinar animales para usar tu cadáver desmembrado. Haré una buena olla de caldo de marica de tu pequeñito y huesudo cuerpecillo. ¿Por qué no inviertes tu tiempo en ayudar a niños hambrientos o en frenar crímenes contra animales como la caza ilegal en lugar de meter tus narices en problemas que no existen? Y añadió que su activismo provenía de una necesidad de llenar el vacío de maternidad que tus arrugados ovarios llevan tanto tiempo deseando”.


6. “La camarera no era ni siquiera bonita”

“Esta semana un cliente ha hecho una reseña y ha descrito a alguien de nuestro staff como ‘lleno de acné, colocado por el alcohol o pastillas, eructó en la mesa y casi parecía orgulloso de la gesta’ y para rematar ‘la camarera no era ni siquiera bonita’. Después de esa descripción de alguien que no existe en nuestro equipo, colgaron fotos de comida de un restaurante mexicano que tampoco es el nuestro y luego se ensañaron en destruir todos los platos. No tenemos ni esos platos ni esas salsas e incluso sus descripciones estaban equivocadas. Nada de todo aquello era de nuestros restaurantes”. Un chef anónimo en Reddit


7. “No odio a nadie, pero los autores de los blogs son unos cobardes"  

“Realmente no ODIO a nada ni a nadie, odiar me roba mucha energía y prefiero enterrar lo que me hayan dicho y no hacerlo público antes que gastar demasiado tiempo odiándolos. Pero lo de los blogs es harina de otro costal. Mucho de los autores anónimos que rajan en los blogs lo hacen ocultos en la cortinas de humo de la web. Esto les permite escribir con un vocabulario insultante que parece que tiene que ser tomado como la verdad por virtud del hecho de que se ha publicado en alguna parte. Desafortunadamente, esto lleva a muchas mentiras, confusiones y intereses maliciosos”. El chef Mario Batali, propietario de +30 restaurantes en todo el mundo


8. “Si vengo a tu casa y critico el pelo de tu esposa, ¿cómo te sentirías?

“Si vengo a cenar a tu casa, critico todos tus muebles, el corte de pelo de tu esposa y digo que todas tus opiniones son chorradas, ¿cómo te sentirías?”. El chef británico retirado Marco Pierre White


9. “El crítico más famoso del Reino Unido me insultó”

“AA Gill es un escritor muy sarcástico y no quiero que ser criticado por él hasta dentro de 10 años”, decía Gordon Ramsay en 1998, cuando echó al famoso crítico del The Sunday Times. Y se explicaba así: “No lo respeto como crítico y no tengo que aguantar que venga a mi restaurante y que tenga que cocinar para él”. Además, el crítico insultó a su equipo y a él. Por otro lado, el chef británico agregaba que las relaciones entre los cocineros y quienes reseñan su comida no deberían ser tan estrechas como lo son en Reino Unido”. El chef Gordon Ramsay


[Vía The Guardian, Fine Dining Lovers]

share