Food

Un bar triunfa sirviendo copas con un dedo humano y pide nuevas donaciones

“Puedes beberlo rápido o puedes beberlo lento. Pero el dedo siempre tiene que rozar tus labios”

En Dawson City todo el mundo conoce el Sourdough Saloon. Mejor dicho, en Canadá todos han oído hablar de la curiosa tradición de este bar: añadirle un dedo gordo del pie a la bebida desde hace casi 60 años.

Pero no un dedo de plástico o de mentira. Un dedo humano de carne y hueso momificado.

Dice la leyenda que el minero y contrabandista de ron Louie Linken y su equipo quedaron atrapados por una gran tormenta de nieve en uno de sus golpes criminales y, por accidente, Louie pisó un gran charco de agua helada que le mojó todo el pie y su hermano tuvo que pegarle un hachazo para prevenir la gangrena.

Lo guardaron en un poco de ese ron ilegal y en 1973, el capitán Dick Stevenson lo descubrió en una cabaña a las afueras del pueblo. Y se lo llevó al bar del hotel del pueblo.

Foto: Jimmy Wayne

Posiblemente, con unas cuantas copas de más, surgió la idea de una competición con el apéndice como protagonista: a ver quién era el valiente de atreverse a beber un trago con el dedo momificado dentro del vaso.

El capitán Dick puso una única norma: “Puedes beberlo rápido o puedes beberlo lento. Pero el dedo siempre tiene que rozar tus labios”.

Un juez comprueba si está rozando bien los labios

Actualmente alrededor de 30 personas al día desafían los límites del asco por 5.80 dólares el trago. Se calcula que 100.000 personas han probado este cóctel “digital” con un destilado de whisky y miel vendido como “la oveja negra de los licores canadienses”.

Por cierto, el dedo original se acabó en el estómago de un tipo al cabo de pocos años de empezar con la coña. Y con el paso de los años, se han ido perdiendo entre servicios, robos o porque algún listllo, como informó la CBC, se los ha comido a posta para subirlo a Youtube. 

Pero el reto ha seguido adelante, porque desde entonces se han donado más de 10 dedos fruto de operaciones imposibles, diabetes, más gangrenas o accidentes con la podadora.

Ahora, quien se coma el dedo deberá pagar una multa de 2.500 dólares. “Nos gusta tener dos dedos, porque los vamos turnando una vez por semana. Y ahora nos hemos quedado solamente con uno. Necesitamos más dedos del pie. Lo estamos pidiendo: si tienes un dedo de sobras, ¡oye!, necesitamos uno”, dijo el capitán en nuevas declaraciones a la CBC.

Imposible saber cómo han superado las inspecciones de sanidad canadienses.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar