Food

Un vegano compra una langosta gigante por un dineral y la devuelve al mar

"Tenacitas, va por ti"

oi oi

Además de ser más feas que un dolor, las langostas tienen otras cualidades curiosas, como que siguen creciendo prácticamente hasta morir de viejas. Esto quiere decir que por las profundidades del mar podemos encontrarnos con frecuencias a langostas de la envergadura de un triciclo chico.

En la Bahía de Fundy, Nueva Escocia, tierra famosa por sus langostas, recientemente atraparon a un ejemplar de más de 10 kilos (que es tamaño de un niño que ya anda y habla sin mucho fundamento).

El crustáceo, al que le calculan unos 100 años, fue enviado a la tienda Alma Lobster, en el sur de New Brunswick, con la intención de ser vendida por una cantidad exorbitante.

Pero el destino de la langosta cambió cuando un activista vegano decidió pagar por ella 230 dólares. Su objetivo, claro, no era comérsela,  sino devolverla al mar.

Muchos estarán pensando “A estos veganos la falta de proteínas les está dejando subnormales”, pero en serio, como comehierbas en son de paz, estos titulares tan locos tienen una explicación.

De ser vegano, la parte más sencilla es la de cambiar los chuletones por insípido tofu. Lo jodido es todo lo demás.

Cuando se lo cuentas a tu familia a tu abuela le falta tiempo para desheredarte por renegar de sus croquetas, te emborrachas el primero porque en las fiestas solo puedes comer curruscos de pan y aceitunas, y cada dos por tres algún iluminado te explica que tu dieta es deficiente mientras se calza su tercer menú de McDonalds de la semana.

Pero, sobre todo, el puto drama (a menos de que seas uno de esos veganos que se creen los salvadores del universo) es que no hay día en el que no sientas el lastre de la impotencia. Entras al super y, donde la gente ve comida, tú ves un montón de animalicos muertos. Pasas delante de una zapatería y te imaginas a los pobres bichillos despellejados… Y el 99,99% de las veces, no puedes hacer nada por cambiarlo.

Entendedlo, este señor vegano se encontró de morros con ese 0,01%, era una oportunidad que no podía desperdiciar, aunque le sangrase la cartera al hacerlo.

Tenacitas, va por ti.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar