PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

La yuca venenosa no deja de matar en Venezuela

H

 

Ya han muerto 28 personas a causa del cinauro que contiene la yuca amarga

rosa molinero

06 Marzo 2017 17:27

En pocos días, 4 miembros de una familia de Catia murieron uno tras otro sin motivo aparente. No estaban enfermos, ningún animal les atacó. Pero ellos y otras 24 personas que fallecieron en distintos estados habían comido lo mismo, como tantos latinoamericanos: yuca. Lo que no sabían era que esa yuca, que habían comprado más barata en un puesto de la calle, era tóxica.

Porque se trataba de yuca amarga o brava, una variedad alta en cianuro de las 98 especies del género Manihot. Las diferencias entre las dulces y las amargas no son difíciles de apreciar pero si fáciles de obviar cuando el hambre aprieta. Mientras que la yuca dulce tiene una corteza fina, una pulpa blanca y se ablanda rápido al cocinarla, la yuca amarga tiene la corteza bastante más gruesa, tarda mucho en cocinarse, su pulpa es rosada y se vuelve amarilla al cocerse.

Saben que no es tan rica, pero también saben que es más barata. Y muchas familias no tienen elección.

El veneno que contienen las yucas amargas solamente desaparece del tubérculo cuando se cocina y se prepara de manera adecuada. Si no, los efectos empiezan a notarse 3 horas después de ingerirla. Primero queda afectado el estómago, luego empiezan a dañarse las células nerviosas y finalmente los pulmones y los riñones.

La solución para poder consumirla la saben bien los indígenas: rallarla, prensarla y secarla al fuego o al sol para eliminar su toxicidad. De ahí elaboran el casabe, una tortilla fina y crujiente.

Pero las personas fallecidas en los estados de Anzoátegui, Bolívar, Lara, Monagas y en la ciudad de Caracas sufrían el azote del hambre, la inflación desorbitada de los precios y la devaluación de la moneda. Así que unas raíces más baratas, vendidas a pie de calle sobre una sábana, iban a constituir el desayuno o la comida o la cena.


Una dosis fatal a la que queda expuesta casi el 40% de la población que desde el 2015 solamente hace 2 o menos comidas diarias, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela.

share