PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Volando gracias a la comida que se tira

H

 

¿Y si toda la comida que desechamos y nadie quiere pudiera tener una segunda vida?

Carlos Román

20 Abril 2016 12:30

Foto: Brian Finke

United Airlines puede pasar a la historia por ser la primera compañía aérea que mueve sus aviones con biocombustible proveniente de desechos de comida. Aunque ya se han hecho en el pasado pruebas con biocombustibles en aviones tripulados por una sola persona, en la actualidad no hay todavía ningún avión comercial o aerolínea que opere con ellos. Si todo va bien, en verano harán el primer vuelo usando este tipo de combustible.

Foto: Mandy Barker

Ahora, alrededor de un tercio de la comida que producimos acaba en la basura. De esos desechos, que suman en torno a 1300 millones de toneladas al año, alrededor del 70 % acaba en un vertedero. Ahora está empezando a reciclarse el resto en forma de biocombustible. La ventaja de ese 30 % de desechos reaprovechados es que el combustible obtenido es muchísimo más respetuoso con el medio ambiente.

¿Por qué es importante este vuelo de prueba de United Airlines? En primer lugar, estaríamos optando por una fuente de energía que no surge directamente de un combustible fósil. En segundo lugar, sería beneficioso para combatir el efecto invernadero, ya que los desechos que generamos producen, a su vez, metano y dióxido de carbono que van a la atmósfera y agudizan el problema. En tercer lugar, está la cuestión de poder reaprovechar toda la comida que actualmente producimos y tiramos a la basura sin que le saquemos el menor rendimiento. Y, por último, pero no menos importante, porque el proceso de producción de este biocombustible no es tan traumático para la Tierra como otros.

Hoy en día, tiramos comida sin ser apenas conscientes de ello, pero es posible sacar partido de una situación insostenible, solucionar un problema y, de paso, empezar a sentar las bases para plantear la respuesta a la cuestión de cómo haremos frente al incremento del 50 % en la demanda energética que se espera que tengamos en los próximos 30 años.

share