Food

Una polémica carta del Vaticano prohíbe las hostias sin gluten

Para la Iglesia, un poquitín de trigo en el cuerpo de Cristo no hace daño por muy celíaco que seas

Malas noticias para los cristianos celíacos: el Vaticano ha ordenado que las hostias de la Eucaristía no pueden ser sin gluten.

“Las hostias que son completamente sin gluten son inválidas para celebrar la Eucaristía”.

Así lo declaraban en una circular emitida desde la Congregación para el Santo Oficio y la Disciplina de los Sacramentos para todos los clérigos, recordándoles que tenían que “vigilar la calidad del pan y el vino y a aquellos que lo preparan”. Por otro lado, no considera que los transgénicos entren en contradicción con la calidad ni lo natural del pan: “la materia Eucarística [el pan y el vino] hechos con organismos genéticamente modificados [transgénicos] se considera válida”.

 La argumentación respecto a la invalidez de las hostias sin gluten se debe, según explica la carta, a que la falta de la proteína no permite confeccionar las hostias y requiere la añadidura de otros ingredientes extraños a la receta original para elaborarlas, que es la siguiente, tal y como ordenan las normas sobre la celebración de la Eucaristía, actualizadas el 25 de marzo de 2004 por la Institutio Generalis Missalis Romani:

“El pan usado para la celebración del Sagrado Sacrificio de la Eucaristía tiene que ser ácimo, puramente de trigo, y hecho recientemente para que no haya peligro de descomposición. De ahí se sigue que el pan hecho de cualquier otra sustancia, incluso si es grano, o si se mezcla con otra sustancia distinta al trigo hasta el punto que no se pueda considerar comúnmente pan de trigo, no constituye una materia válida para confeccionar el Sacrificio y el Sacramento de la Eucaristía. Es un grave abuso introducir otras sustancias, como fruta, azúcar o miel, en el pan destinado a la Eucaristía”.

Lo mismo sucede con el vino: “El vino usado en la más sagrada celebración del Sacrificio Eucarístico tiene que ser natural, de la fruta de la uva, puro e incorrupto, sin mezclar con otras sustancias”.

Sin embargo, la iglesia sí acepta alternativas tanto al pan como al vino “para las personas que por distintas y graves razones, no pueden consumir pan hecho de la manera común o vino fermentado de forma normal”.

De esta manera, sí da por válidas las hostias bajas en gluten “ya que contienen suficiente cantidad de gluten para obtener la elaboración del pan sin la adición de otros ingredientes y sin el uso de procedimientos que alterarían la naturaleza del pan natural”. En el caso del vino, su sustituto es el mosto.

“El clergado tiene la competencia de dar permiso a un capellán o a un laico para usar hostias bajas en gluten o mosto para la celebración de la Eucaristía. La permisión puede concederse habitualmente, por tanto tiempo como la situación que ocasione la permisión dure”.

La razón de este recordatorio, a petición del Papa Francisco y firmado por el cardenal Robert Sarah y el arzobispo Arthur Roche, es la de evitar que se oficie la Eucaristía con hostias de poca calidad. “Hasta hace poco, era tarea de unas determinadas comunidades religiosas hornear el pan y hacer el vino para la celebración de la Eucaristía. Hoy, sin embargo, pueden encontrarse en supermercados, otras tiendas e incluso en Internet”, dice la carta.

[Vía Radio Vaticana]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar