PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Por qué Trump se alimenta como un escolar que se ha quedado solo en casa

H

 

Tres reporteros de Time comieron en la Casa Blanca y alucinaron con la dieta infantil del presidente de EEUU

PlayGround

12 Mayo 2017 13:19

Manzanas por pollo frito. Almendras por patatas fritas de bolsa. Agua por refresco de cola light. Estos son los esperpénticos cambios alimentarios que vive el gobierno de Estados Unidos con la nueva administración Trump. Viendo este menú no cabe duda de que el Presidente necesita los consejos de un nutricionista. La única mejora de la que se tiene constancia es que desde 2012 a día de hoy, el presidente ya no ve una mala idea la cola light.

A esta información ha tenido acceso la revista Time, que fue invitada el 8 de mayo a la Casa Blanca. Los tres corresponsales que acudieron a la cita hicieron un tour por su casa y su oficina y cenaron un menú de cuatro platos en la Sala Azul. Y confimaron lo siguiente: para Trump siempre hay refresco de cola (de hecho, ya contamos que tiene un botón especial para pedirla) un aliño parecido a la salsa rosa para la ensalada y extra de salsa para el pollo. De postre, tarta de chocolate con dos bolas de vainilla en lugar de una, como todo el resto.

Pero también pudieron apreciar otras cosas: el arte moderno con el que Obama decoraba las paredes ha desaparecido para recuperar antiguos óleos de corte más clásico; las cortinas ahora son doradas; ha añadido una lámpara de araña y una televisión de más de 60 pulgadas, algo inaudito hasta la fecha.

Del Despacho Oval dijeron que, mientras para Obama era casi un templo al que muy pocos podían acudir, Trump lo usa de patio real donde se reúne con su equipo y con invitados distinguidos. “Uso la sala. La uso muchísimo. Viene la gente más importante del país”, dice el Presidente.

En resumen, esta fue la interpretación de la revista de su reunión con el presidente: “Trump ve su cena con Time como una reunión para vender su imagen, más que otra cosa, a un público en el que no confía totalmente”.

Pero también podría hacerse la siguiente: el menú poco saludable del Presidente es un fiel reflejo de los hábitos alimenticios de un país que tiene un 36.5% de obesidad entre adultos, según este estudio de el CDC, una agencia de salud del gobierno norteamericano. Esperemos que te acuerdes bien de este artículo y no lo dejes mandar en tu cocina.


[Vía TIME]

share