PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Tres estudiantes crean plástico degradable a partir de la cáscara del plátano

H

 

Su proyecto podría significar un importante avance en la conservación del medioambiente

Helena Moreno Mata

22 Julio 2016 15:22

"Somos conscientes de los problemas ambientales que se derivan del plástico a base de petróleo, que tardan cientos de años en degradarse, si es que llegan a hacerlo. El reciclaje se ha planteado como una posible solución, pero aunque uno recicle, no se está frenando la sobreproducción de plástico. Nosotros buscamos una alternativa". Así explican tres estudiantes de bachillerato su logro: la creación de un plástico biodegradable hecho de cáscara de plátano.

Aranza, Israel y Edmundo tienen entre 17 y 18 años. Los tres han cursado bachillerato en el mismo instituto de México y a los tres les preocupa una misma cosa: el medio ambiente. Por eso, se encerraron en el laboratorio y empezaron a hacer mezclas hasta crear el proyecto "Plástico Biodegradable con cáscaras de plátano".

El resultado fue espectacular, a pesar de los pocos recursos que tenían: apenas unas pocas herramientas y conocimientos básicos de química. El plástico que han creado se degrada en un mes, a diferencia del que está hecho a base de petróleo, que tarda entre 100 y 1.000 años en degradarse. Por ello, el trabajo podría suponer un avance en el reto de mejorar el medio ambiente. 

Por ahora, ya han dado un pequeño paso en el descubrimiento de fórmulas que sustituyan el plástico convencional por uno menos contaminante. Uno de los avances que han hecho es el uso del metabisulfito sódico para evitar que las cáscaras de plátano se oscurezcan y puedan retener mejor el colorante.

También explican que además de la cáscara de plátano existen otros elementos que provocan la degradación del plástico: la fécula de maíz, el vinagre y la glicerina. Al cabo de 24 horas al sol esta mezcla se convierte en un material plástico que está todavía en una fase experimental.

Los tres cuentan que la idea surgió a partir de otro pequeño invento, el de Elif Bilgin, una estudiante turca que creó una pasta también hecha con plátano por la que ganó un premio de ciencia internacional.

Pero, ¿por qué cáscaras de plátano? Los jóvenes lo explican así: "Al usar cáscaras de plátano, estamos reutilizando un residuo que ya nadie va a utilizar, tampoco se trata de tirar comida".

Su sueño es que este plástico pueda aplicarse a material de uso escolar de "usar y tirar". "Podemos usarlo como tapas de libretas, como forro de libros o para las carpetas de los trabajos que presentamos. También para las bolsas donde llevamos el almuerzo", dice Israel.

También quiere que pueda tener un uso de tipo industrial. "Estamos trabajando en la resistencia y en la impermeabilidad de este plástico para que sea firme y para que resista al líquido sin que se rompa, y que se pueda llevar a un nivel más industrial", dice Aranza por su parte.

Los jóvenes son conscientes de que se trata de un reto que no ha hecho más que empezar. Saben que todavía les queda mucho por avanzar. "Por ahora, estamos trabajando en la resistencia y la impermeabilidad del bioplástico. Pronto lo lograremos", explica Aranza. Su proyecto es prometedor y de momento ya los ha llevado a concursar este mes de julio en el London International Youth Science Forum.








share