PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Las 7 razones para no volver a pedir hamburguesa en un restaurante

H

 

El artículo más polémico de 2017 contra la hamburguesa proviene del país de la hamburguesa

R.M.T

25 Julio 2017 13:47

"No pidan hamburguesas en los restaurantes" es un artículo publicado en Eater y va camino de ser el más polémico en lo que va de año en EE.UU.

Es la reacción a esto que viene aconteciendo desde hace años: ¿quién hubiera pagado más de 30 dólares por un menú de hamburguesa hace 15 años? Nadie, porque hubiera parecido una broma de mal gusto. Sin embargo, esto es exactamente lo que pasa pasa, por ejemplo, en varios restaurantes de grandes capitales del mundo. Por ejemplo, el concurrido The Spotted Pig de Nueva York pone el listón en los 35 dólares y The Grill del chef mediático Daniel Boulud alcanza los 41 dólares. De locos.


Pero, ¿realmente vale la pena comer hamburguesas en restaurantes y dejarte un riñón? Unos periodistas ha contestado con un NO rotundo: “Pedir una hamburguesa en un restaurante es un derroche de tiempo, dinero y calorías”. Serena Dai y Ryan Sutton han escrito el siguiente manifiesto para Eater en contra de las hamburguesas para comer con cubiertos.

1. Son demasiado grandes y demasiado calóricas. “Ocurre comor con los bistecs: parece que cuanto más grandes y grasientas, mejor”.

2. No están suficientemente tostadas. “Se cocinan de manera más delicada para hacerlas más tiernas y jugosas, pero con frecuencia eso las hace sosas. Y si por casualidad hubiera un poco de tostado, su sabor desaparece porque se le añade algo que lo enmascara”.

3. Tienen demasiadas cosas. “Tienen tantos toppings que la carne pasa desapercibida. Incluso algunos le ponen piña”.

4. Son demasiado caras. “En lugar de ser la alternativa barata en un menú caro, la hamburguesa es la señal de que todo es susceptible de encarecerse en los restaurantes de Nueva York”. No deberían costar más de 20 dólares (en Nueva York).

5. Son aburridas. “La ironía de las hamburguesas de autor es que en lugar de aportar variedad, se han convertido en el indicador de que la plaga que uniformiza el mundo gastronómico”.

6. No muestran la visión del chef. “Si un restaurante quiere tener éxito, seguro que ofrecen platos como la hamburguesa para aquellos que tienen miedo de pedir algo más sorprendente. Y aunque el restaurante sea bueno, probablemente la hamburguesa no sea tan interesante como el resto de platos del menú”.

7. Algunas veces no llevan patatas. “Esto es un crimen contra la hamburguesa como no lo ha habido nunca”.


¿También está pasando esto en tu país?


[Vía Eater]


share