PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Por qué la desaparición de los buitres afecta a la supervivencia del ser humano

H

 

Nos caen mal, pero hay una razón para cuidarlos mejor que a cualquier otro animal

rosa molinero

03 Mayo 2017 13:24

Pensar en buitres es pensar en muerte, carroña, violencia y enjambres de moscas. No caen bien a nadie y nadie diría que son una pieza fundamental en el ecosistema mundial. Pero así es, ya que su actividad evita que plagas y epidemias nos borren de un plumazo de la faz de la Tierra. Sin embargo, el 89% de las familias de buitres se encuentran en peligro de extinción, según el estudio de Darcy Ogada del Peregrine Fund. ¿Por qué?

Foto: National Geographic, Christian Hamilton James

Con la fuerza que les da su gran envergadura, que ronda los más de 2.5 metros, y esos picos como garfios afilados, una manada es capaz de rajar y comer a una cebra entera en 30 minutos. Un solo ejemplar consume hasta 1 kilo de carne por minuto. No es de extrañar que los buitres que viven o están de paso por el Serengeti consuman más carne que todos los carnívoros de la zona juntos.

Lo que a nuestros ojos parece pura voracidad es de vital importancia porque sin los buitres, los cuerpos de los animales muertos tardarían mucho tiempo en desaparecer hasta que se descompusieran, lo que según National Geographic resultaría en un aumento desmesurado de las poblaciones de insectos y las enfermedades se extenderían entre las personas, el ganado y los animales salvajes.

Pero este equilibrio se ha alterado. Como señalan desde la revista, “en algunas regiones importantes está en peligro de desaparecer. África ha perdido ya una de sus once especies de buitre, el buitre negro, (también está amenazado en Europa) y otras siete están en peligro o grave peligro de extinción. Tanto los buitres como otras aves carroñeras son “las aves funcionales más amenazas de todo el mundo”, afirma Ogada.

Las razones son variadas y entre ellas se cuentan los cableados eléctricos y las turbinas fruto de  la urbanización y la brujería, que cree que su cerebro es mágico y lo recomiendan secado y esnifado. Pero la mayor causa de muerte son las intoxicaciones. En total, el 61% de buitres que mueren en África lo hacen por culpa de haber consumido carne envenenada por el hombre.

Foto: National Geographic, Christian Hamilton James

Esta es la descripción de los hechos criminales. Los leones atacan al ganado de los granjeros, que tienen en las vacas y cabras su único modo de subsistencia. Una vez muerta la presa, los leones desaparecen por un momento para volver con toda su familia.

Es entonces cuando los granjeros se vengan, ya que por cada vaca muerta pierden unos 300 dólares, detalla National Geographic. Así que lo que hacen es rociar el cadáver con Furadan, un pesticida barato, para que los leones se intoxiquen. A su turno, los buitres se arrojarán sobre el ganado muerto y sobre los leones y también se envenerán y morirán.

Foto: National Geographic, Christian Hamilton James

Esta es la manera como en Kenya mueren cientos de leones y buitres al año. Al país, que vive del turismo que viene a visitar a los félidos, solamente le quedan 1.600 leones. Y la lenta y escasa reproducción de estos carroñeros lo complica todo incluso más, que tiene lugar cuando llegan a los 5 o 7 años de edad con una sola cría cada uno o dos años, afectadas por un ratio de mortalidad del 90%. De ahí que el pronóstico sea funesto: se espera que en los próximos 50 años los buitres desaparezcan entre un 70% y un 97% del continente africano.

share