Food

Todo el encanto y la gula de la comida japonesa cabe en estos 2 mangas

Coinciden ahora en librerías Oishinibo y Paseos de un gourmet solitario, dos instituciones del manga culinario que probablemente vuelvan loco a cualquier persona interesada por la comida japonesa

1. Meronpan

Entre los 9 u 11 recuerdos más felices que conservo desde que tengo uso de razón está el hallazgo, hará ahora cosa de un año, del pan de melón, también conocido como meronpan. El descubrimiento se produjo en Tokio, en la cadena de supermercados Family Mart, en una franquicia de Shibuya bajo la línea Yamanote. Para los que no los conozcáis, el pan de melón al que me refiero no es más que un bollito industrial dulzón, una merienda que va envasada en plástico transparente y que, no sé por qué, me chifló, convirtiéndose así en una especie de Santo Grial de la comida, algo absolutamente inencontrable en este continente (sí, existen algunas pastelerías asiáticas que hacen pan de melón, pero ninguna replica la textura y la excitación neuronal de aquel dulce guarro, que es una especie de bollicao que no produce remordimientos porque está hecho con matcha y, en consecuencia, transmite una cierta confianza y buenas vibraciones).

Abajo a la derecha, un ejemplar de meronpan rodeado de cookies de matcha, palomitas de queso y caramelo (porque, ¿por qué no?) y unas pajitas de ajo que, como advierte su envoltura, son el antónimo del Listerine.

Por lo demás, gran parte de las memorias culinarias que conservo de aquel viaje tienen que ver con comidas así, sanas pero sabrosas, ricas y recias como el fast food pero saludables y equilibradas como el agua de manantial virgen. Pienso en onigiris de 100 yenes de badulaque de camino a una playa, en frapuccinos de matcha para aliviar el calor húmedo y cansino de Tokio en verano, en una sopa con tempura de 300 yenes en Shinjuku, en un bento entero de pescado crudo a las 9 de la mañana subido a un tren bala (pescado para desayunar, sí, la clase de indulgencia cafre que da sentido a ese período del año conocido como “vacaciones”), y, sobre todo en cenas inacabables de hidratos de carbono, sushi o ramen, pasta y arroz, cada día, sin parar, rodeado de gente que también cena con avidez hidratos de carbono y que, sin embargo, es robusta y delgada como un junco. Complexiones atléticas. Metabolismos del futuro. La perfección involuntaria.

2. Una gula aprobada por la OMS

Mi hipótesis sin fundamentar sobre por qué nos fascina la comida japonesa va por ahí. La comida en Japón se sitúa en un justo medio entre un saco de pecados capitales (lujuria, gula y avaricia) y una dieta absolutamente legitimada por la OMS. Es lo único que para mí explica la popularidad de Yuka Kinoshita, una celebridad digital capaz de ingerir kilos y kilos de soba delante de la cámara, fenómenos virales como el Mukbang (jóvenes asiáticos que se ganan la vida comiendo en streaming), o  los mangas de temática culinaria, cuya trama es justo eso: japoneses que van a restaurantes, comen y cuentan la historia del plato. Y ya. ¿Que por qué nos fascina ver a japoneses comiendo? Yo creo que es porque hay algo profundamente bello en la observación de un metabolismo superior que ingiere comida ansiosamente, con deseo y felicidad, sin mucho o ningún menoscabo para su salud. Pero a saber.

Viñetas de Oishinibo, publicado por Norma editorial

Al hilo de esto, ahora han coincidido en las librerías españolas Oishinibo, una enciclopedia de la comida japonesa que en Japón lleva publicándose desde 1983, y Paseos de un gourmet solitario (de Jiro Taniguchi y Masayuki Kusumi), la continuación del popular libro titulado El gourmet solitario. Los dos mangas, maravillosos, son auténticas instituciones, una vertiente del manga que no tiene mucho que ver con la idea preconcebida que tenemos de estos libros, donde la ficción engrana estupendamente con la divulgación y la historia.

El cocinero o la cocinera japonés, aunque sea en una humilde tasca, pone tanto mimo en su tarea como solo verás en chefs de restaurantes de primerísima categoría en Occidente (Marc Bernabé, traductor de 'Oishinibo')

3. Gochisô-sama; "estaba delicioso, gracias"

Marc Bernabé, traductor de Oishinibo al español, nos cuenta que el primer manga de temática culinaria fue Ajihei Hochônin (Ajihei el Cocinero) de Jirô Gyû y Big Jô, publicado entre los años 1973 y 1977: "Los principales referentes del género —dice el traductor— son Oishinbo, Cooking Papa y Aji Ichimonme, además de Mr. Ajikko, cuyo anime se llegó a emitir en autonómicas con el título de “El pequeño chef” o “El gran Suixi”. En realidad no son recetarios, sino cómics de entretenimiento que contienen una enorme cantidad de información".

Viñeta de El Gourmet solitario, publicado por Astiberri

Pregunta: ¿por qué está producción cultural alrededor de la comida sólo pasa en el país asiático? ¿Y cómo cambia entonces la forma en que los japoneses se relacionan con la comida respecto al resto del mundo?

—Yo lo veo por dos facetas —dice Bernabé—: la de la preparación y la de la degustación. Si hablamos de preparación, el cocinero o la cocinera japonés, aunque sea en una humilde tasca, tiene tanto orgullo y pone tanto mimo en su tarea como solo verás en chefs de restaurantes de primerísima categoría en Occidente. En cuanto a la degustación, yo destaco el aprecio hacia los alimentos en general y hacia la tarea del que ha preparado ese plato. No en vano, la expresión que se usa antes de comer es, dirigiéndose al alimento, “itadakimasu” (voy a recibir –este alimento—), mientras que la que se usa una vez se ha terminado, dirigiéndose al cocinero, es “gochisô-sama” (estaba delicioso —gracias—).

Una cosa que me gusta mucho de la serie del Gourmet solitario es la forma en que Goro Inokashira, el protagonista de la serie, se relaciona con la comida. Para él, un viajante que se dedica a dar vueltas por Japón, el almuerzo es un momento de meditación en solitario, pero también un instante de placer sensual extremo. Un clímax donde la paz espiritual embrida con la fiesta de texturas y sabores en el estómago y en el cerebro. Fusión de opuestos. Zen que mola un huevo.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar