PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Encuentran 27 lentillas en el ojo de una paciente que iba a ser operada de cataratas

H

 

Cuando los médicos vieron “un cuerpo extraño azulado" en el ojo de su paciente no podían ni imaginarse lo que era...

C.M.

18 Julio 2017 12:09

Era mayor y tenía cataratas, pero su incomodidad ocular obedecía a otra razón. Cuando los cirujanos fueron a operar a esta mujer inglesa de 65 años, encontraron en su ojo un “cuerpo extraño azulado”. Algo que nunca habían visto.

27 lentes de contacto. Pegadas. Una detrás de otra.

“Al encontrar en su ojo la masa de lentillas, la paciente se sorprendió mucho”, dijo el oftalmólogo Rupal Morjaria en Optometry Today.  

Morjaria explica que ella y sus compañeros se sobresaltaron al ver la masa de lentillas adheridas mientras inyectaban anestesia en el ojo de la mujer, que acudió al Hospital Solihull (al sureste de Birmingham) para operarse de cataratas.  

Primero le extrajeron un bloque de 17 lentes, y a continuación recuperaron las otras 10. Con todo, la paciente no se había quejado de ninguna irritación.


Al encontrar en su ojo la masa de lentillas, la paciente se sorprendió mucho.



“Cuando la vieron dos semanas después de extraerle las lentes, la paciente dijo sentir mayor comodidad ocular”, contó Rupal Morjaria. “Ella pensó que aquella incomodidad era por culpa de la vejez o la sequedad”.

Intuyó que era lo normal. Solo le preocupó su problema de cataratas, indiferente al cuerpo extraño que crecía reiterativamente sobre su iris: estuvo durante 35 años usando lentillas mensuales desechables.

La doctora Morjaria se mostró esperanzado de que el episodio, registrado el invierno pasado, aumente la conciencia de los pacientes respecto a las lentes de contacto, que les anime a visitar cada cierto tiempo la consulta del oftalmólogo.

Además, el incidente también debe abrir un debate en el gremio de los optometristas –dijo–, señalando que la masa de lentillas no había originado una infección evidente.

Al final, la mujer tuvo que esperar para ser operada de sus cataratas porque había surgido una nueva preocupación: lograr que se les fueran las bacterias acumuladas en la zona cero de su ojo.

(Vía Optometry Today)

share