PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Google se involucra en la depresión de sus usuarios

H

 

Lo que aparecerá en Google cuando teclees "depresión" es justo lo que los psicólogos no quieren que veas

PlayGround

05 Septiembre 2017 14:32

Arte PG

2.408.700 españoles sufrieron depresión en 2015, una enfermedad cada vez más extendida que representa el 5,2 % de la población, según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud. En Estados Unidos este porcentaje es incluso más elevado, con un 7% de la población intentando salir de la llamada epidemia del siglo XXI. De hecho, sumados todos los países, la enfermedad afecta a unos 350 millones de personas (según datos de la OMS).

Al contrario de lo que sucede con otras dolencias más identificables, el gran problema de la depresión –o uno de ellos– es que a menudo se presenta enmascarada en síntomas aparentemente habituales. Es difícil saber si eso que nos sucede es depresión y a quién preguntar para que resuelva la duda.

Pero, ¿y si bastara con preguntarle a Google?



Las estadísticas muestran que quienes tienen síntomas de depresión tardan de 6 a 8 años en recibir tratamiento.



Mucha gente ha tecleado en el buscador términos como “depresión” o “estoy deprimido”, pero pocas veces se han ido de ahí con una solución decente. Hasta ahora. Google cambiará las respuestas que ofrece a sus usuarios y desde las próximas fechas pondrá a su disposición un test que determina si padecen o no depresión clínica.

El test de evaluación premédica ha surgido de la colaboración entre la firma tecnológica y la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI por sus siglas en inglés), una unión que aspira a que la gente tenga más recursos a la hora de buscar tratamiento.

“Las estadísticas muestran que quienes tienen síntomas de depresión tardan de 6 a 8 años en recibir tratamiento después de la aparición de los síntomas”, escribió en un blog de Google el director ejecutivo de NAMI, Mary Giliberti. “Creemos que al tomar consciencia sobre su enfermedad, permitiremos al paciente acceder más rápidamente a este tratamiento”.


De momento la prueba sólo estará disponible para los usuarios de Estados Unidos y, como es obvio, no tiene la intención de sustituir el diagnóstico médico, sino que pretende orientar al paciente para que tenga una conversación mejor documentada con su doctor.

Por su parte, la responsable de productos de Google, Vidushi Tekriwal, explicó a los medios que las respuestas del cuestionario no serán almacenadas o registradas y que Google no promocionará publicidad a los usuarios en función de sus respuestas en el test.

Es precisamente este punto el que mayor recelo despierta entre sus opositores. Según algunos psicólogos, las pruebas de detección de la depresión —como el PHQ-9 que Google ahora ofrece en su Web site— son herramientas muy útiles para aportar información de cara a identificar un posible trastorno mental. Sin embargo, el problema del test desarrollado por el gigante tecnológico es que nada le impide hacer uso de los datos recopilados.


Google es un motor de búsqueda, un gigante de la tecnología, y sobre todo, una empresa de marketing.



"Aplaudimos los esfuerzos de Google para ayudar a difundir más información sobre enfermedades mentales. Pero Google es un motor de búsqueda, un gigante de la tecnología, y sobre todo, una empresa de marketing. Cuando Google pasa por encima de la línea para convertirse en un editor de información de salud mental, debe ser valorado en los mismos estándares que otros editores de salud online", recalca el psicólogo John M. Grohol en el portal Psych Central.

Y pone el dedo en la llaga: "Google se ha asociado con una organización sin ánimo de lucro, la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI). Pero NAMI no es una organización científica. Es una organización que hace un gran trabajo desde una perspectiva familiar de la enfermedad mental. Pero, ¿por qué sólo NAMI específicamente? ¿Por qué Google no habló a más de una organización sin ánimo de lucro para contribuir a este esfuerzo?"

Y se pregunta finalmente: "¿De verdad quieres que Google tenga este tipo de información sensible sobre tu estado de ánimo?".


share