Food

Fin a los vegetales orgánicos en 3,2,1...

El gran gigante europeo quiere aplastar la etiqueta BIO

El gran gigante europeo quiere aplastar la etiqueta BIO

El gran gigante europeo quiere aplastar la etiqueta BIO


Alemania quiere acabar con los alimentos orgánicos.

El país germano está en pie de guerra porque la Comisión Europea pretende legislar a favor de unos análisis más estrictos sobre la producción de las plantaciones con certificación orgánica.

La etiqueta BIO es demasiado costosa.

Actualmente, la ley europea sólo autoriza algunos pesticidas y fertilizantes en las plantaciones de vegetales orgánicos y no exige un análisis exhaustivo de la producción.

Por otra parte, no queda clara la normativa que hay que seguir cuando se encuentran cosechas con irregularidades. Normalmente, la mayoría de estados europeos miran a otro lado y etiquetan igualmente los alimentos como orgánicos, aludiendo a “una contaminación involuntaria”.

La Comisión Europea reconoce que esta diferencia de criterios desequilibra el mercado y causa un problema de credibilidad para el público. Es por esto por lo que propone la implantación del estricto modelo italiano donde todo se analiza rigurosamente y se retira la etiqueta BIO si hace falta.

La oposición alemana contra estas medidas es extrema y motivos no les faltan.

Su demanda de vegetales orgánicos ha crecido en un 13,2% según el diario Politico y es una de las más altas de Europa. Para cubrirla, Alemania quiere aumentar su producción rápidamente. Pero las cualidades de sus campos dificultan cumplir con los requisitos que quiere establecer Europa.

Esto se debe al tipo de parcelación minifundista de las plantaciones germanas. L os pesticidas que usan los agricultores convencionales en los campos vecinos viajan por el aire, impregnando vegetales y frutas cercanos. De ahí que se hayan dado casos tan disparatados como unas patatas que dan positivo en herbicidas para remolachas.

El organismo europeo tendrá que librar batalla contra unos lobbys muy feroces: el BÖWL, el mayor (y alemán) lobby de agricultores orgánicos de Europa; y el BVLH el lobby de supermercados de Alemania.

Por su parte, los agricultores y las asociaciones de consumidores se declaran muy a favor de esta medida porque, afirman, es la única garantía para preservar la etiqueta de “orgánico”. De otro modo, podría suponer la extinción de esta forma de agricultura.

[Vía Politico]

 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar