PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

La última isla del vino lucha por sobrevivir

H

 

Si Europa no lo remedia, Grecia arrebatará a los griegos todo el vino de esta isla

Marc Casanovas

27 Julio 2016 19:06

La isla de Samos está muy cerca de la costa turca. Es la que está situada más al sur del país heleno.

Aquí nació Pitágoras o Epicúreo. Geometría pura y ganas de vivir se dan de la mano.

El tiempo pasa despacio en una isla y la mejor manera de matar las horas es buscar una taberna junto al mar para catar el vino de Samos.

Tienen una variedad propia muy peculiar. Los viñedos los cultivan viticultores locales en empinadas terrazas a 800 metros sobre el nivel del mar. Ya desde antiguo, se exportaba al resto de Grecia y al mundo sin rendir cuentas a nadie.

Hasta hoy.

El gobierno de Tsipras está obligando a todos los viticultores individuales de la isla a entregar toda su producción de mosto y uvas a la Unión de Cooperativas de Samos. La gran cooperativa tendrá el derecho exclusivo de producción y comercialización del vino.

Aquí no acaba la cosa. Los viticultores han sido obligados a registrarse como productores de vino de la Denominación de Origen Protegida (DOP). No deja de ser una clara prohibición para que no produzcan más vino por si mismos. Se acabó trabajar por cuenta propia y vivir de lo cosechado.

Ya sea por quejas o informes internos, la Comisión Europea ha entrado de pleno en el asunto. Considera que la obligación de entregar toda la producción de mosto de uva a organizaciones de productores vulnera toda las leyes de libre mercado y ha dado un ultimátum a Grecia.

Tienen dos meses para tomar las medidas necesarias para remediar la situación, de lo contrario llevarán a Grecia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Preguntando a un joven productor español, nos dice que el caso no tiene precedentes. Para Josep Borràs (Mas de les Vinyes, Montsant) “que Europa intervenga suena muy espectacular, pero es lo normal. El campo depende de Europa y sus ayudas”.

Pero hay un lado sombrío: “No hay precedentes parecidos. Mientras en esta isla griega se ha implantado un sistema parecido al comunismo, la tendencia actual en otras partes de Europa es la de pequeños productores donde cada uno hace lo que puede. Lo que tiene de peculiar es la obligación. Los viticultores ven que con la cooperativa hay más manos para repartir y más intermediarios que pagar".


Y nos deja una reflexión final en relación a la situación actual del país heleno: "Si la isla fuera alemana, quizás Europa no tendría ninguna prisa en actuar”.

share