PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

La absurda discusión sobre comida que Trump pudo convertir en negocio millonario

H

 

Cuando Trump aún no era presidente pensó en el helado del futuro que hoy arrasa en Internet

rosa molinero

29 Mayo 2017 15:30

Ocurrió en el 2003. Mucho antes del "Make America great again" vino el "Make ice cream great again".

Por aquel entonces, Sacha Baron Cohen tenía un programa cómico de entrevistas satíricas, Da Ali G show. Y uno de sus entrevistados fue un joven Donald Trump, que por aquel entonces ya era un magnate millonario pero seguramente usaba menos tinte capilar. En la entrevista, que dura poco más de un minuto, Ali G, uno de los alter ego del actor, le propone a Trump un negocio disparatado: guantes para helados. Y él, que para todo tiene réplica, le propone otro que todavía lo es más: helados que no se derriten.

En esa línea, cabe preguntarse qué inventaría Trump si se dedicara a los negocios gastronómicos. ¿Una cebolla que no hace llorar? ¿Un ajo que no se repite? ¿Cerveza que no se calienta? ¿Té que no se enfría? ¿Chiles que no pican cuando vas al wc? ¿Aguacates con barras y estrellas?

Ali G: ¿Qué es la cosa más popular en el mundo?

Trump: La música.

Ali G: No.

Trump: Dímelo.

Ali G: El helado.

Trump: ¡Ah!

Ali G: Todo el mundo lo quiere. ¿Y cuál es el problema que tiene?

Trump: Ni idea.

Ali G: Chorrea. Entonces, ¿cuál es mi idea?

Trump: Hacer un helado que no se derrita.

Ali G: No… Joder, eso es una idea brillante. ¿Ahora harás tu negocio de eso?

Trump: No, te lo prometo.

Ali G: Mi idea es inventar unos guantes para helados que hagan que los helados no te ensucien las manos ni te las pongan pringosas. Y también que las conserven calientes mientras te comes el helado. ¿Te gusta?

Trump: Bueno, me parece una buena idea, espero que te haga ganar mucho dinero. Buenas noches y cuídate.

Ali G: ¿Pero vas a invertir en esto? Puff Daddy dice que seguro que sí.

La entrevista finaliza cuando Trump se levanta de la silla y se va. Se ha dado cuenta que hay gato encerrado justo en ese momento, ya que cuando aceptó ir al programa de Ali G no sabía que el personaje hacía un tipo de entrevistas en las que se reía del entrevistado mientras le sacaba las opiniones y comentarios más políticamente incorrectos.


“Nunca me toman el pelo”, tuitearía años más tarde el actual presidente de los Estados Unidos. “Soy la única persona que se ha ido inmediatamente de la entrevista de Ali G”.

Pero la versión de Sacha Baron Cohen no es la misma. En el show de James Corden contó que la entrevista duró unos 7 minutos pero se emitieron poco menos de 2 porque se editó. Asimismo, el actor aprovechó para acusar al actual presidente de interpretar una parodia de un “americano rico racista” en su campaña electoral.

“Fui la primera persona en darme cuenta que es un capullo”, sentenció.

share