Food

Las 5 grandes mentiras que nos han vendido con las frutas

¿Los zumos son los mejores sustitutos de la fruta? ¿Hay que tomar la fruta antes o después de la comida?

Las frutas tal vez sean el alimento que más mitos acumulan a su alrededor: que si hay que tomarlas antes de las comidas, que si no engordan, que si sí engordan… Y todo esto probablemente hace que comamos con miedo estas fuentes de antioxidantes que nos protegen por dentro y por fuera. No en vano la Organización Mundial de la Salud calcula que cada año podrían salvarse 1.7 millones de vidas si se comiera suficiente fruta.

Para que sepamos tomar frutas de manera adecuada, la nutricionista Jéssica Gutiérrez del Pino, de SaludNutritiva, desmiente todos estos mitos:

1. "Los zumos son los mejores sustitutos de la fruta "

Esto es rotundamente falso. EL zumo de fruta no es fruta. “Hay una diferencia extrema entre el zumo de fruta y la fruta entera. En el zumo estamos perdiendo la piel de la fruta, su fibra insoluble, que tiene un efecto saciante y es necesaria para el buen funcionamiento del sistema digestivo. Eso sí, es importante lavarla bien para librarnos de los productos químicos que se usan en el cultivo de estas frutas.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que un zumo necesita mucha más cantidad de fruta para producirse, lo que significa que estaremos consumiendo mucho más azúcar de una sentada. Un zumo de naranja lleva 3 naranjas, que son 54 gramos de azúcar, más o menos como un refresco”. Y, entonces, ¿cómo nos aseguramos que tomamos suficiente vitamina C? “Es fácil cubrir las necesidades de vitamina C con una sola naranja o con otros alimentos que incluso tienen más cantidad de esta vitamina, como el pimiento rojo. Y los fumadores deben cuidar especialmente su consumo de frutas y verduras antioxidantes, ya que el tabaco oxida al cuerpo y genera una acumulación de radicales libres debido a sus compuestos tóxicos”, añade Jéssica.

2. "Es posible llevar una dieta solamente de frutas y no morir en el intento "

Como ya contamos en este artículo, llevar una dieta a base de frutas no es una buena idea. Puede resultar en carencias nutricionales porque las frutas no aportan todos los nutrientes necesarios. Como dice Jéssica, “alimentarse a base de frutas es una aberración nutricional”. Y recuerda que “no son iguales las frutas que las verduras. Se recomienda tomar 5 raciones de vegetales al día, es decir, unas 3 raciones de fruta y 2 de verduras. Por ejemplo, 1 ración de fruta podrían ser dos kiwis o una manzana. Excedernos de estas cantidades significa consumir demasiada fructosa, lo que sobrecarga al hígado, que la convierte en insulina y luego en grasa”.

3. "La fruta engorda si la tomas después de cenar"

“A la fruta se le atribuyen propiedades para perder peso, pero en realidad no por comer más fruta se pierde más peso. La verdad es que la fruta puede sustituir el picoteo entre horas, que suele ser más calórico. Y cabe recordar que un exceso de fruta nos aportará más calorías en forma de azúcares de los necesarios”.

Asimismo, hay que enterrar el mito de comerla antes o después de comer varía sus calorías. “La fruta aporta las mismas calorías siempre, da igual si se consume antes o después de comer. No existe ninguna evidencia científica que haga pensar que el aporte calórico de una fruta pueda variar según el momento del día en que se coma. El hecho de comerlas con las comidas ayuda a saciarnos incluso más. Yo suelo recomendarla para comerla entre horas para un snack de lo más sano”.

4. "Las frutas más dulces tienen más calorías "

Sorpresa: esto no es una regla universal. “Una fruta que consideramos muy dulce, como el melón, contiene 32 calorías por 100 gramos y tan sólo unos 8 gramos de azúcar. La razón es que es dulce pero a la vez tiene mucha cantidad de agua. En el lado contrario, tenemos al aguacate, con tal solo 0,66 gramos de azúcar pero 122 calorías por 100 gramos. El dulzor de una fruta no es directamente proporcional a su poder calórico”. De este modo, los diabéticos pueden tomar fruta. “Si bien es cierto que los diabéticos deben vigilar su consumo de azúcar, deben seguir consumiendo fruta según la pauta que les dé su médico porque de lo contrario no estarían aportando a su cuerpo los antioxidantes, minerales y vitaminas necesarios para prevenir, por ejemplo, enfermedades del corazón”.

5. "Las personas con problemas digestivos no pueden comer fruta "

Aunque se diga que puede provocar flatulencias, la fibra de la fruta contribuye a mejorar los problemas digestivos. “ Consumir fibra soluble e insoluble procedente de la fruta estabiliza la flora intestinal y genera más bacterias beneficiosas para nuestro organismo. Las persona que tengan problemas digestivos por enfermedad o por cirugías pueden consumir la fruta al horno. De esa manera, consiguen degradar en parte la fibra de la piel de la fruta, haciendo que se pueda digerir mejor”.

Además, tampoco hay que dejar de comerla si nos enfermamos del estómago por un virus o una bacteria. “En estas circunstancias, es es importante comer frutas para reponer minerales y vitaminas. El puré de manzana y el plátano maduro son muy digestivos y unas muy buenas opciones”.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar