PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

¿Toda la grasa que comes engorda? Este doctor dice que no

H

 

Un repaso a las grasas saludables que tu cuerpo necesita para gozar de una salud de hierro 

rosa molinero

14 Diciembre 2016 15:36

Todos tenemos en mente que reducir el consumo de grasas es la clave para mantenerse sano o adelgazar. Sin embargo, las grasas son un nutriente esencial que no podemos dejar de lado y la mayoría de nosotros no sabemos qué grasas son las beneficiosas y cuáles no.

Según las últimas investigaciones de la Universidad de Harvard, parece que la grasa no es tan satánica como todo el mundo cree. De hecho, hay tipos de grasa que son necesarias para el organismo.

Para el doctor Mark Hyman, médico de Bill y Hilary Clinton y director de la Clínica de Medicina Funcional de Cleveland, consumir grasa no incrementa la grasa corporal porque no todas las calorías son iguales. Las directrices que el gobierno americano ha formulado en materia de dietas recomiendan que en lugar de adoptar una dieta baja en grasas, es mejor consumirlas. Pero, ojo al dato, hay que saber cuáles son mejores.

Según esta guía, las enemigas de tus arterias son las grasas trans y las saturadas. Y las campeonas de tu dieta son las grasas insaturadas. Esas grasas buenas no contribuyen a un aumento de peso si se sigue un estilo de vida saludable y tampoco entrañan ningún riesgo de enfermedades cardiovasculares o cáncer. Todo lo contrario: son esenciales para tener buena memoria y prevenir el riesgo de depresión.

Pese a esto, no todo el mundo tiene el asunto claro. En resumen, la omnipresencia del aguacate en restaurantes y despensas no era una tontería tan grande como parecía. Pero este no es el único alimento que proporciona omega-3. Por el lado vegetal está la chía, las semillas de cáñamo, calabaza y lino, el aceite de canola y el de oliva y las nueces. Y para los flexitarianos: sardinas, arenques, anchoas y salmón.

En la encuesta que el Consejo Internacional sobre Información alimentaria llevó a cabo entre 1.003 adultos, se demostró que el 39% de los adultos renunciaban a grasas o aceites saturados y el 30% de ellos también desterraban de su dieta incluso las grasas monoinsaturadas y polinsaturadas esenciales para el organismo.

No obstante, el 37% afirmó que trataba de incluir omega-3, que es una de las grasas polinsaturadas que antes dijeron evitar pero que es indispensable, ya que el organismo no la puede producir.

En general, está claro que hay que comer menos grasas, pero demasiada gente acaba eliminando todas las grasas de su organismo y acaba siendo peor el remedio que la enfermedad. Saber diferenciar entre las grasas saludabes y las no saludables determina la buena de la mala salud.


[Vía Scientific American]


share