PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Otras 300 ballenas enanas asesinadas: el escándalo que no cesa en Japón

H

 

Humane Society: “Es de una crueldad obscena en el nombre de la ciencia y esto tiene que terminar”

rosa molinero

31 Marzo 2017 17:55

Tres grandes barcos atracan en una playa de Japón. Bajo la lluvia, 200 personas se congregan en la arena ante el Nisshin Maru, la nave líder de la flota. Asisten en silencio a una ceremonia de 30 minutos para venerar la preciada mercancía: carne de 300 ballenas enanas.



Japón sigue cazando ballenas enanas (Balaenoptera acutorostrata) a pesar de la oposición mundial liderada por Australia y Nueva Zelanda en la Comisión Internacional sobre la Caza de Ballenas. Este organismo lleva combatiendo la caza y ha logrado salvar 100 mil ballenas en los 30 años que lleva luchando y en los que el país nipón se las ha ingeniado para justificar la cacería. Durante los últimos años, lo ha hecho aludiendo a razones de investigación científica para el análisis del ecosistema del mar Antártico.

Esta mascarada se debe a que, para la ley japonesa, la caza científica cabe dentro de un vacío legal. Además, en el caso de las ballenas enanas argumentan que su población es suficientemente grande como para soportar la pesca comercial.



Sin embargo, en 2014 se consiguió que la Corte Internacional de Justicia prohibiera la actividad de los balleneros nipones y declaró que los motivos científicos eran pura ficción que encubría una actividad comercial cruel.

Pero a Japón le ha dado bastante igual, sigue cazando y no oculta que la carne de ballena acaba en los platos de su población y que se sirve hasta en las cantinas de las escuelas.

“Es de una crueldad obscena en el nombre de la ciencia y esto tiene que terminar”, comenta Kitty Block, vicepresidenta ejecutiva de Humane Society, se lamenta de que “cada año que Japón persiste con su caza de ballenas enmascarada de ciencia, es otro año en el que estos animales se sacrifican sin necesidad".


Japón ha cazado ballenas durante siglos y su carne fue una fuente de proteína después de la  segunda guerra mundial, cuando el país se sumía en una hambruna desesperada. Y no ha sido el único: en materia de pesca ilegal se codea con países como Noruega e Islandia.


[Vía The Guardian]

share