Food

Por qué Australia cometerá un error histórico si declara la guerra a los tiburones

¿En el mar hay que priorizar la vida humana por encima del resto de animales? El gobierno australiano dice "SÍ"

La muerte blanca se ha llevado este lunes a Laeticia Brouwer, de 17 años. Mientras surfeaba en Australia Oeste fue atacada por un gran tiburón blanco, siendo la tercera víctima del país en el último año. Para el gobierno australiano, la fatalidad ha sido la última gota que ha colmado el vaso y por clamor popular (y para no perder más votos) le ha declarado la guerra a los tiburones.

El ministro de medioambiente Josh Frydenberg anunciaba una serie de propuestas entre las que se consideraba la caza. Y dijo que “a la luz del reciente ataque , la Commonwealth apoya cualquier propuesta que privilegie las vidas humanas. Esto incluye la tecnología más nueva en trampas, redes de exclusión, caza y otras medidas que el gobierno de Australia Oeste vea adecuadas ”.

Estas son las 4 agresivas propuestas para frenar el ataque de los tiburones:

-Culling: es la caza y matanza de tiburones capturados mediante trampas.

-Drum line: es un tipo de trampa que se fija al fondo del mar y contiene anzuelos que confunden al tiburón.

-Escudo anti-tiburones: un dispositivo de protección frente a los tiburones que actúa como repelente mediante una señal eléctrica.

-Redes de exclusión: redes que protegen zonas como las playas públicas.

Ante la noticia, Allison Perry, directora de Hábitats de Oceana en Europa, ha afirmado para PlayGround que “aunque la pérdida de vidas humanas sea una gran preocupación para el gobierno australiano (...) no cambia el hecho que el gran tiburón blanco ( Carcharodon carcharias) sea una especie en peligro de extinción cuya población ha disminuido drásticamente y requiere protección. Es una especie considerada como vulnerable por la International Union for Conservation of Nature (IUCN) y está legalmente protegida tanto en Australia como internacionalmente”.

Añade que las medidas que propone el gobierno australiano amenazan fatalmente a los tiburones, que ya de por sí se encuentran en una situación de peligro a causa de la pesca comercial y la deportiva, las redes de seguridad en las que se quedan atrapados, los programas de control de la población, la persecución directa y la degradación de los hábitats cercanos a las costas que son esenciales para el desarrollo de las crías.

Asimismo, Perry recuerda que esta es, sin ninguna duda una mala solución porque en 2014 ya se intentó reducir los ataques por grandes tiburones blancos sin ningún éxito: se mataron a 170 tiburones de otras especies menos a los blancos. Y también en otras partes, como en la isla de Reunión, la caza tuvo efectos similares.

Por lo tanto, si Australia decide emprenderla contra los tiburones, no sólo no reducirá de manera efectiva los ataques, sino que pondrá en riesgo todavía más la supervivencia de una especie a la par que desequilibrará el ecosistema marino.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar