Food

Acusan a McDonald's de explotar a vagabundos en Roma

La curiosa historia de por qué nadie quiere un McDonald's a las puertas del Vaticano

Un local de McDonald’s, cardenales okupas, presiones vecinales y vagabundos con hamburguesas gratis. Demasiados elementos contradictorios separados por pocos metros han convertido la frontera del Vaticano en un polvorín donde la lujuria y la gula son pecados capitales muy mal vistos.

La comisión Salvaguardando el Borgo, el XIV distrito de Roma conectado con el Vaticano, ha acusado a McDonald’s de explotar a personas sin hogar como parte de una estrategia de lavado de imagen para ganarse el favor de la gente local después de la polémica apertura de un restaurante a pocos metros de la Plaza de San Pedro.

Desde el 30 de diciembre los cardenales, las monjas y los turistas pueden comprar hamburguesas y patatas fritas de McDonald’s sin pecado concebido. Pese a las presiones en contra, la cadena de comida rápida logró plantar su local en un edificio de los Estados Pontificios “ocupado” por cardenales. Toda una demostración de poder y fuerza empresarial a la sombra de la residencia oficial del Papa.

Lo que ha destapado la comunidad vecinal es que desde la primera semana McDonald’s han donado mil comidas diarias a organizaciones benéficas. En concreto, se entregaba un menú formado por una doble hamburguesa con queso, una manzana y agua, según Reuters.

Para el grupo de la defensa del Borgo, McDonald’s hace una  "transacción comercial utilizando cínicamente a los desamparados y ofende el trabajo diario de muchos otros grupos como Caritas para ayudar a aliviar la pobreza extrema”. La cadena de comida rápida estadounidense no ha negado la iniciativa que aparece justo después de que varios cardenales se quejaran de que la apertura del local degradaría aún más el vecindario protegido por la Unesco.

En su último informe del 7 de enero, los vecinos manifiestan que “hemos presentado un recurso ante el Tribunal Administrativo Regional de Lazio". De esta manera el Consejo de la Comisión de Preservación insiste en que McDonald’s cierre sus actividades en su local más cerca del Vaticano.

La pregunta que más se escuha por las calles del Borgo cerca del Vaticano es: ¿Por qué McDonald's no distribuye su comida sobrante a los desamparados todos los días?". McDonald's ganó la primera batalla e inauguró el local pese a las presiones eclesiásticas. Ahora falta saber si detiene el nuevo envite y logra ganar la guerra de la comida rápida del Vaticano.

¿Por qué McDonald's no distribuye su comida restante a los desamparados todos los días?

[Vía The Guardian]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar