Food

Activistas veganos obligan a una carnicería 'ética' a colgar un cartel en defensa de los derechos animales

Así lo han acordado con los carniceros tras 4 meses de protestas frente a la tienda

Direct Action Everywhere

Una carnicería de California tiene este cartel colgado en su puerta: “ATENCIÓN. Los animales tienen derecho a vivir. Matarlos es violento e injusto, da igual cómo se haga”. Y como es de suponer, está ahí contra la voluntad de los propietarios del Local Butcher Shop. Pero han sido ellos mismos quienes han tenido que colgarlo a regañadientes, forzados por el grupo de activistas veganos Direct Action Everywhere.

Así celebraban su victoria los activistas en las redes sociales:

La protesta es parte de la campaña “Afrontando la verdad”, que incluye una petición al alcalde de Berkeley para que deje de usarse la palabra “humanamente” en las carnicerías para referirse a la forma en que se crían o se sacrifican los animales. Y uno de los objetivos a más largo plazo es que Berkeley se convierta en una ciudad sin carne en 2025.

“Queremos que los negocios y nuestra cultura afronten la verdad sobre la violencia hacia los animales”, dijo Paul Darwin Picklesimer, uno de los activistas que negoció el acuerdo. “Realmente sentimos que los animales son gente. No creemos que sólo los humanos los sean, pero por supuesto esto no se acepta universalmente”. Por su lado, Matt Johnson, el director del grupo activista, dijo que su cartel quiere tiene el mismo propósito disuasorio que las imagénes gráficas en las cajetillas de tabaco.

“La amenazas y tener que seguir sus creencias me pone triste”, dijo la co-propietaria de la carnicería Monica Rocchino, que junto con su marido Aaron abrió este negocio en 2011 para vender carne cuya producción se considera ética. Esto dista mucho de la perspectiva de los veganos, “intentemos que pongan una señal humana en estos comercios. La gente está pagando más por estos animales muertos”. Para ellos, obviamente, no hay ninguna forma ética de matar animales para consumirlos.

La pareja de carniceros se reunió con Direct Action Everywhere, que dijo que las protestas cesarían si se convirtieran en carniceros veganos y cancelaran las clases de carnicería que imparten. Como los carniceros no contemplaron ninguna de estas opciones, acordaron la tercera: colgar el cartel y permitir dos protestas al año.

Así que pegar el cartel en el cristal de su tienda que da a la calle ha sido la única manera de terminar con las protestas semanales de los veganos, que durante cuatro meses han llevado a cabo todo tipo de acciones frente al supermercado, incluyendo el clásico disfraz de filete de carne sangriento en bandeja de plástico.

Una clienta entrevistada por The Guardian, Ariel Lay, expresó su opinión al ver el cartel: “Creo que cualquiera que viene a comprar aquí sabe de dónde viene su carne. No es que vayan a mirar al cartel y digan, ‘¡Oh, no tenía ni idea!’”.

El escritor Michael Pollan, que en 2006 ponía sobre la mesa de manera contundente la cuestión de si realmente es necesario comer carne tal y como la producimos con su El dilema del omnívoro, afirmaba para The Guardian que no entendía por qué los activistas “cargaban contra este tipo de negocios que apoyan a ganaderos más humanos en lugar de hacerlo contra granjas industriales. A no ser que piensen que la completa abolición del consumo de carne es un objetivo realista”.

[Vía The Guardian]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar