Fire

10 personas revelan las cosas extrañas que hacen borrachas y nunca harían sobrias

"Hago la bomba de humo, pero de vuelta a casa se me olvida por qué me estoy yendo, y acabo en un bar que hay de camino buscando a los amigos que dejé en el anterior"

oi oi

Tu "yo sobrio" tiene claro el camino a seguir, pero tu "yo borracho" siempre está ahí, agazapado, esperando a joder tu reputación.

1. Irme sin decir nada

"Suelo terminar haciendo una bomba de humo. Me levanto para ir a la barra a pedir algo, entonces algo pasa en mi cabeza y termino por pirarme sin decirle nada a nadie.

A veces desaparezco de mis colegas del "bar bueno" al que solemos ir porque me doy cuenta de que estoy demasiado borracho y tengo que currar al día siguiente. De vuelta a casa se me olvida por qué me estoy yendo, y acabo en el bar de mierda que hay de camino buscando a mis amigos allí.

Una vez incluso llamé a uno de mis amigos para cagarme en sus muertos por haberse ido pronto a casa, cuando en realidad había dejado a todos en otro bar y estaba solo en otro garito".

2. Volver a casa en coche de policía

"Una noche estaba con un amigo en una fiesta en casa y decidimos bajar a por más alcohol. La tienda estaba como a diez minutos andando, pero nos distrajimos al ver un perro y tuvimos que ir a acariciarlo. Estuvimos como una hora andando en la dirección opuesta acariciando a todos los perros que nos cruzábamos. De repente los perros dejaron de aparecer y nos dimos cuenta de que estábamos a tomar por culo.

Vimos a un policía y le pedimos que por favor nos acercase a casa. No entendemos por qué, pero aceptó. Les mandamos a nuestros amigos una foto en la parte trasera del coche patrulla, estaban acojonados.

Aparecimos allí un par de minutos después con más bebida y partiéndonos de risa".

3. Mensajes de exaltación de la amistad

"Siempre que bebo tengo la misma conversación en el grupo de Whatsapp con mis amigos:

— A ver, estoy borracho. Lo sé. Y sé que este es el tipo de casa que diría una persona borracha, pero juro que no es el alcohol. En serio, tíos, os quiero. Sois como hermanos para mi. Tenemos que ir juntos de vacaciones. Deberíamos vender nuestras casas y comprar una casa gigante para vivir todos juntos.

— Jajaja, ok, nosotros también.

(Al día siguiente) — Pues resulta que sí que era el alcohol. Os quiero tíos, pero no vendáis vuestras casas.

— Lo sabemos.

4. Ser un imbécil

"Cuando bebo me convierto en un auténtico gilipollas y jodo todas mis relaciones. Sobrio soy un capullo sarcástico, pero no hago nada con intención de hacer daño. En cuanto empiezo a beber... se me va la mano, y pierdo la habilidad para filtrar nada, y me vuelvo un auténtico hijo de puta. Debería dejar de beber, pero lo dudo".

5. Pesca de arrastre

"Cuando me emborracho tonteo con todo el mundo: Hombres, mujeres, agentes de policía, porteros de discoteca e incluso el tipo sudado al que le compro el kebab de vuelta a casa".

6. Masaje de cejas

"Me masajeo las cejas de forma rara, así es como mi mujer se da cuenta de que estoy borracho".

7. Pasar de todo

"Cuando estoy sobria estoy siempre sobreanalizando todo y preocupándome por todo lo que tengo que hacer. Dame un par de wiskis y estaré perfectamente tranquilo incluso en un edificio en llamas".

8. Monólogos en el baño

"Cada vez que voy pasado de vueltas hay un momento en el que voy al baño, veo mi cara de borracho en el espejo y tengo una conversación seria conmigo mismo, "Tú. Sí, sí, tú, escucha. Vas a salir de aquí y vas a acercarte a la barra. Cuando llegues a ella vas a decir 'Agua, por favor'. No digas cerveza hasta que pasen al menos 15 minutos, ¿ok?

Joder tío, que bien escuchas, te quiero. Sé que a veces me la lías, pero te quiero, me quiero.

¿Sabes qué? Déjame que te invite a una birra, guaperas".

9. Abrazos a tutiplén

"Normalmente soy un tipo bastante tímido, pero cuando bebo abrazo a todo dios. ¿Esposa? ¡Claro!, ¿Amigos? ¡Por supuesto!, ¿Conocidos? ¡Venga, a mis brazos!, ¿Desconocido en el bar? ¡Por qué no!, ¿Desconocido atractivo en el bar? ¡Para ti van dos!, ¿Mendigo? ¿Farola? ¿Mi perro cuando llego a casa? ¡Acertaste!

¿El váter? ¡Espero que no, pero suele pasar!".

10. Exceso de educación

"Cuando voy taja siempre intento escribir como si no lo estuviera, y termino por pasarme demasiado de la raya.

Sobria: 'Tía, dnd hemos quedao, q se me va la olla'.

Borracha: 'Disculpa querida, me hallaba aquí debatiendo conmigo misma sobre la hora de nuestro encuentro, ¿acordamos las seis o las seis y media? Refresca mi torpe memoria y, a la hora precisa, nos encontraremos en el vestíbulo'".

[Vía Reddit]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar