Fire

Alguien está hackeando esta radio local poniendo una canción sobre la masturbación sin parar

La radio local de Mansfield, en Inglaterra, está siendo pirateada para hacer sonar una oda a las pajas, y nadie sabe ni quién está detrás ni cómo detenerlo

oi oi

Crédito de la imagen Arte Pg.

Mansfield 103.2, una pequeña emisora de radio que puede escucharse en los pueblos de Mansfield, Ashfield, Bolsover y Sherwood, en Inglaterra, está sufriendo uno de los troleos más épicos sobre los que he tenido el gusto de escribir:

A lo largo del último mes, su emisión ha sido hackeada por una persona anónima. Durante al menos ocho ocasiones, en lugar de su programación habitual, los oyentes de Mansfield 103.2 han escuchado un tema llamado The Winker's Song, una canción guasona de los setenta firmada por un tal Ivor Biggun que es una oda a la masturbación.

Como lees: un gracioso está colando cada dos por tres en la radio una canción sobre hacerse pajas y no tienen ni idea de cómo detenerlo.

La última vez que colaron la canción, en la que se dice la palabra "pajero" 36 veces, fue mientras se estaba realizando una retransmisión familiar en directo desde una fiesta en el mercado local.

Ofcom, la agencia del gobierno británico que gestiona las emisiones y las telecomunicaciones, dice estar tomándose este incidente "tremendamente en serio" y que sus ingenieros están trabajando para identificar al pirata. Señores de Ofcom, no digo yo que no haya que buscar al gamberro en cuestión, pero lo de tomárselo "tremendamente en serio" igual es un pelín excesivo.

De hecho, esto probablemente sea lo más interesante que haya pasado en esos cuatro pueblos desde que se enteraron del fin de la Segunda Guerra Mundial, dejen a los vecinos disfrutar de un poquito de mamoneo.

Se cree que el bromista podría estar usando un retransmisor para emitir la canción en la misma frecuencia que emite el canal de radio, superponiéndose a sus programas. Tony Delahunty, el director de la emisora, ha dicho a The Guardian que "algunas personas me han contado que han escuchado a sus hijos tarareando la canción en el coche".

"Hemos recibido llamadas de personas que han pensado que era desternillante, mientras que otras han mostrado su preocupación, incluyendo a nuestra competencia y muchas personas dentro de la industria que son conscientes de lo difícil que es parar a esta gente".

"Quiero pararlo porque podría estar dando un mensaje muy malo para los niños pequeños y los padres podrían enfadarse", comentó Delahunty a la BBC.

Este tipo de interferencias de radio se consideran una ofensa criminal y podrían ser sancionadas con hasta dos años de cárcel.

[Vía The Guardian]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar