Fire

11 fotos que demuestran lo triste que es comer en tu mesa de trabajo

Jefes o becarios, todos damos pena cuando comemos en nuestro escritorio

Ni la música, ni la política, ni la religión: lo que mantiene realmente divididos a los miembros de la generación milenial es sin duda la alimentación. Paleos contra veganos, high protein vs. high carb y los que no comen nada que no sea eco-bio-km0 hateando a los fast food junkies.

En 2016 la gente se enciende más hablando del gluten que de los resultados de las elecciones.  

Pero a pesar de la diversidad hay un lugar que, cuando llega la hora de comer, nos hace a todos iguales: la mesa de oficina. Da igual que lleves de casa un green smoothie super alcalinizante o que te compres una porción de pizza más grande de tu cara en la tienducha de la esquina, en ambos caso el deprimente festín te lo montarás a dos cm del teclado.

Hasta el 80% de nosotros comemos en nuestro puesto de trabajo y no solemos tomarnos más de 15 minutos.

Comer en el puesto de trabajo tiene la parte positiva de romper los estamentos de la oficina: desde el máximo jefazo al último becario, todos acabamos dando la misma pena. Nuestra mirada se pierde en el vacío y se nos ve abandonados, vulnerables.

En esta serie de fotografías de Brian Finkep podemos apreciar como la tristeza que envenena nuestros tuppers se apodera cada mediodía de nosotros:

"En media hora estaré comprando unos Filipinos en la máquina. No sé por qué me engaño así."

"Cocino tan mal que parece que me odio y esta es mi forma de castigarme."

  

"Echo de menos que en las servilletas ponga 'Gracias por su visita', se está perdiendo la educación."

"Siento que la comida me abraza desde dentro."

 

"No entiendo por qué nadie sigue mi Pinterest."

  

"Eso de la fecha de caducidad es una estrategía de marketing. Espero."

"Preguntaré en Yahoo Respuestas: 'Hola, me ha entrado mayonesa en el teclado, no me funcionan la letra Ñ ni la K. ¿Soluciones? y ya de paso ¿En un combate entre Jesucristo y Goku, quién creéis que ganaría?'"

"Si me pide de mi comida le diré que tengo anginas."

 

"Un segundo ¿que el pollo no es vegano?"

 

"PlayGround, antes molabais. Deberíais contratar a redactores de más de 15 años. Aquí una que os deja de seguir, sois la mierda"

Hasta el 80% de nosotros comemos en nuestro puesto de trabajo y no solemos tomarnos más de 15 minutos. La productividad nos hace apretar el culo contra la silla y decidimos quedarnos en nuestro escritorio casi siempre con la idea de amortizar mejor nuestro tiempo.

Puede que en no mucho comer frente a la pantalla nos parezca un lujo del pasado. En Silicon Valley las ventas de Soylent (un compuesto que contiene todos los nutrientes necesarios) ha aumentado en un 300%.

Disfrutemos con cariño de nuestro tupper de "no me apetece, pero se me va a poner malo" antes de que la eficiencia pase por alimentarnos a base de batidos de astronauta.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar