Fire

Bomberos intervienen para liberar un extraño caso de “estrangulación de pene”

Tuvieron que cortar el anillo con herramientas eléctricas

Lo más probable es que, antes de atreverse a ir al hospital se tirase unas cuantas horas pensando cómo iba a justificar la situación en la que se encontraba a los médicos.

"Un hombre se resbala y cae en un anillo de metal, con el pene por delante".

Después de ser consciente de que ninguna excusa iba a sonar creíble, contempló la posibilidad de dejarse morir en el suelo del baño, como una estrella del rock, pero finalmente optó por aferrarse a la vida y plantarse en la sala de urgencias con la chorra amoratada pero la cabeza bien alta, y ya de paso regalarnos una de esas noticias de "Bueno, hay gente que ha tenido una semana peor que la mía", que siempre sientan muy bien.

"Doctores reportan un extraño caso de estrangulamiento de pene", titulaba la BBC. El chico, cuyo nombre obviamente desconocemos, llegó al Hospital Universitario de Dublín con una gran inflamación y dolor en sus partes nobles.

Lo que la BBC no revelaba en su titular es que la historia tuvo un final feliz, pero todavía más humillante para el afectado: tuvieron que llamar a los bomberos para liberar su apéndice del amor.

Cuando los médicos vieron que con su equipamiento eran incapaces de abrir el anillo de titanio, decidieron llamar a los bomberos para que se encargaran del asunto. Y lo hicieron con una amoladora angular, un cacharro que daría mucho miedo cerca de cualquier parte del cuerpo, y en esa en concreto, más.

"Ninguna amoladora angular cerca de mi Mickey, si no te importa".

Por cierto, una amoladora angular es esto:

El procedimiento duró aproximadamente unos 20 minutos, y el chico se ha recuperado sin problemas.

La patética historia ha fascinado tanto que incluso ha inspirado algún poema.

"Un grupo de bomberos hizo muy bien su jugada/Usando una amoladora/Para cortar un anillo/Que estaba atrapado en la cosa de un hombre/Aunque la vaselina hubiese sido un poco más amable".

Según explicaban en el artículo del Independent "Los casos de estrangulamiento de pene son extremadamente raros. De acuerdo con un estudio realizado en 2013, solo 120 casos han sido reportados por revistas médicas de todo el mundo en los últimos 200 años".

Mmm... no sé si me lo creo del todo. Que se hayan reportado pocos casos y que realmente haya habido pocos casos no es lo mismo. ¿Algún médico en la sala que nos pueda dar una visión más profesional? Tenemos un urólogo, de maravilla.

"He visto algunos casos de este tipo a lo largo de los años... a lo mejor no es tan raro".

La gente utiliza este tipo de anillos para conseguir una erección más intensa y duradera. Básicamente, se sitúan en la base del pene ralentizando el flujo de sangre y, de esta forma, conseguir durar más y lograr un diámetro mayor al habitual.

Como siempre tiene que haber algún flipao que se tome a pies juntillas lo de "Go big or go home", los médicos de urgencias se tienen que enfrentar a veces a casos bastante más hardcore que el del chaval de Dublín.

"Los bomberos liberan el pene de un fetichista de TRECE anillos metálicos después de cuatro agonizantes días. La misión de rescate, en que utilizaron una amoladora angular, fue 'muy elaborada y cuidadosa'.

Briconsejo para pervertidos: si queréis poneros anillos en el pene hasta dejarlo como una pulsera hippie, todo ok, pero usarlos de silicona y nunca más de 30 minutos, que en la era de internet una anécdota que hace años os hubiese transformado en "el tonto del pueblo", ahora os convertirá directamente en un tonto a nivel internacional.

[Vía The Independent]

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar